Compartir

OpTic ha estado en una situación difícil desde que la empresa matriz de la organización, Infinite Esports, fue adquirida por Immortals. Desde entonces se han ido sumando rumores de problemas económicos y falta de proyecto deportivo. Esta desbandada de jugadores de CS:GO nos da pista de la desesperada situación del club.

Optic el patito feo de Immortals

El drama de OpTic Gaming comenzó con la compra de la marca por parte de Immortals. Esta organización también es poseedora de otros equipos como MiBR. Valve ha sido tajante con el tema de las dobles propiedades “No pueden competir dos equipos distintos con el mismo dueño en un mismo torneo” Eso llevaba a que Immortal eligiese siempre a MiBR dejando fuera al equipo danés.

Para evitar esta situación Immortals ha puesto en venta a OpTic pero no encuentra compradores para una estructura profesional tan grande. Está claro que la inestabilidad organizacional y la falta de torneos donde jugar (la gran motivación de un jugador profesional) ha llevado a que los jugadores hayan tomado esta dura decisión.

El primero en salir del equipo fue René ‘cajunb’ Borg que abandonó el equipo con destino a North sólo unos días antes de sus partidos de la fase de grupos de la ESL Pro League obligando a sus ex-compañeros a jugar con un suplente y obteniendo malos resultados como se podía esperar.

A partir de ahí se han sucedido los mensajes en twitter en busca de nuevos equipos. K0nfig ha sido muy claro en sus declaraciones. “Hemos optado por disolver la alineación  porque no hay futuro en OpTic. Estoy listo para ser vendido individualmente. Creo firmemente que esta es la mejor opción

Como él el resto de jugadores también han anunciado el disband en sus respectivas redes sociales. Esto podría suponer el fin de un equipo clásico de CS:GO. La única esperanza es que tras estos acontecimiento baje el valor del equipo y así puedan acceder nuevos inversores que den nueva vida al esta organización.

No hay comentarios

Dejar una respuesta