Compartir

A medida que los deportes electrónicos van adquiriendo mayor importancia, seriedad, y a fin de cuentas, se profesionalizan más a cada día que pasa, uno de los temas candentes que siempre genera polémicas son los casos de multipropiedad de equipos y el conflicto de intereses que ello puede generar. Sin embargo tras el último caso, la ECS no se moja demasido a la hora de hablar de las consecuencias de estos movimientos, alegando que «no es del todo ilegal».

Todo vino cuando hace un par de semanas los propietarios de Renegades negociaron con el club de Bee’s Money Crew para convertir a estos en su academia, estando aun ambos compitiendo en la pasada ECS Development League en la que ambos equipos saldrían como campeones, consiguiendo el billete tanto a la promoción como más tarde para la propia 3ª temporada de la ECS.

El medio SlingShot se reunió con su presidente, Kurt Pakendorf, quien no confirmó que el movimineto de Renegades fuera investigado, pero que de haber sido así, la ECS no encontró nada extraño, ya que al fin y al cabo, aunque necesitan permiso de la liga para este tipo de acciones, aun no incumplen los términos legales de la competición.

Recientemente en League of Legends, Kinguin y G2 desvincularon su acuerdo, precisamente para evitar posibles sospechas de ningún tipo, y es que Kinguin se encontraba disputando la Challenger Series y en aquel entonces se encontraba con opciones de disputar los playoffs de acenso, algo que finalmente no consiguió.

Regresando a la ECS, Pakendorf declaró lo siguiente: «Los equipos de nuestra liga que poseen a la vez otros equipos, o acciones de empresas que poseen otros equipos, y casos por el estilo, necesitan nuestro consentimiento para realizar dichas acciones. Las normas no dicen que no puedas hacerlo, pero se requiere nuestro permiso para no afectar a la integridad de la ECS. ¿Estamos a favor de la multipropiedad? No, no lo estamos. ¿Lo prohiben las reglas? No, no lo hacen. De modo que nos dedicamos a hacer cumplir esa norma«.

No hay comentarios

Dejar una respuesta