Compartir

Cómo en toda borrachera, aunque en esta ocasión sea de éxito, existe el momento de resaca al que nadie quiere llegar. Este el caso de ENCE que después de su grandísima actuación en el Major, ha vuelto al día a día y se ha dado de bruces con la realidad, teniendo que renunciar a la WESG debido a la carga de partidos pendientes y la paternidad de allu.

Movistar Riders, que tenía que jugar su primer partido en China contra los finlandeses, se quita de encima un rival en el duro grupo que le tocó en el sorteo. Sin embargo puede que esto no sean buenas noticias, con un partido menos habrá más presión en los partidos con Windigo y Fnatic que decidirán cuál de los tres se quede fuera a primeras de cambio.

El problema de ENCE se agrava con la renuncia además al clasificatorio cerrado de la ECS. Además, en MDL apenas llevan tres partidos y, de haber jugado en China, tendrían que haber jugado 14 partidos en apenas unos días, una auténtica locura. De momento, parece que ENCE disfrutará de unos días más relajados de lo que en principio se creía.

No hay comentarios

Dejar una respuesta