Compartir

Este pasado jueves 26 de septiembre, y con el inicio del campeonato, Evil Geniuses regresaba al competitivo de CS:GO tras siete años lejos del título de Valve. Un regreso que no pudo salir mejor, proclamándose campeones en la ESL One New York, tumbando en la final a un Astralis que había puesto la directa para recuperar el Nº1 del mundo.

Todo comenzó con un severo repaso en Inferno, uno de los grandes mapas de los daneses, en el que EG con un gran lado CT dejó prácticamente sentenciado un mapa que terminó por 16-3. La cosa se igualó en Dust2, y parecía que Astralis pondría el empate en la serie hasta que una recta final impecable de los americanos terminaba significando el 16-12 final que ponía el 2-0. Una remontada que conseguiría Astralis en Train para conseguir llevar al overtime y volver a forzar hasta el 22-20 que recortaba distancias en la serie. Pero Evil Geniuses no iba a permitir que se le escapase la final, y con un colosal Brehze, los norteamericanos reventaron tras el cambio de lado de Nuke para poner el 3-1 final que les permitía levantar el título.

No solo es un paso de gigante en la escena competitiva este regreso de Evil Geniuses, si no que paran en seco a un Astralis que tras deshacerse de Team Liquid en semifinales aspiraba a campeonar, llevarse uno de los títulos del Intel Grand Slam, y volver a escalar al Nº1 del mundo.

Las llegadas de tarik, y posteriormente de stanislaw, ha significado un salto de calidad en un NRG que que ha ido despuntando durante el verano, hasta llegar a la gran cita del Major de Berlín en el que arrasaron hasta el podio logrando victorias ante Team Liquid, Astralis o Na’Vi en el camino. Una plantilla que ahora forma parte de EG tras la apuesta del equipo, que no hace mucho anunciasen su salida de Call of Duty, lo cual les ha permitido también optar a la plaza LCS de League of Legends que dejaba libre Echo Fox.

Compartir
Artículo anteriorLas primeras imagenes del renovado Cache que llega en octubre
Artículo siguienteCómo completar los desafíos de la Semana 10: Última parada

No hay comentarios

Dejar una respuesta