Compartir

Tras más de un año sin levantar ningún gran título, parece que Fnatic recupera la senda ganadora que en su día les llevó a ser uno de los mejores equipos del mundo. Los engranajes ya funcionan, el entendimiento es casi total, y todo esto se volvió a ver reflejado en China, donde Fnatic se proclamó campeón del mundo en las finales del WESG 2017.

No ha sido una WESG al uso, pues demasiado pronto veíamos caer a equipos como SK Gaming en primera ronda; o a la selección Belga y EnVyUs en segunda ronda. Equipos que eran claros candidatos a ocupar una plaza de playoffs a donde si llegaron otros como los coreanos de MVP, AGO (tras superar a nuestros chicos de Wololos) o los brasileños de Team oNe (verdugos en playoffs de todo un Cloud9).

Fnatic, también protagonista de la eliminación de Wololos, llegaba a playoffs de manera limpia sin perder una serie, y la suerte del sorteo les iba a deparar a un MVP y oNe que no fueron rivales. Por el otro lado, también sorprendía Space Soldiers llegando a la gran final eliminando a Rusia, y le pusieron las cosas muy difíciles a un Fnatic que sufrió para ser campeón (16-12; 16-19; 16-14). Lerk0, la última pieza de este puzzle, fue el héroe de la final y uno de los responsables de que Fnatic se lleve el título a casa, además de los 800.000 dólares del primer premio.

Ha sido una etapa difícil para Fnatic, con multiples cambios en un roster que parecía no cuajar de ninguna forma. Sin embargo en el último tramo del pasado año, Fnatic empezaba a despertar y a demostrar una notable mejoría, logrando dos buenos terceros puestos en las finales de la ESL Pro League S6 y la ECS S4, cayendo en ambas ocasiones en semifinales ante un FaZe en estado de gracia. Ya en 2018, pusieron de nuevo a Katowice a sus pies, y con vendetta sobre FaZe incluida.

No hay comentarios

Dejar una respuesta