Compartir

En una quinta temporada marcada por la polémica de la ausencia de los grandes equipos españoles en ESL Masters, Offset Esports ha conseguido alzarse con el título de campeones tras vencer en dos ajustados mapas a EXILE en el marco de la TLP de Tenerife.

Offset consiguió vencer en el primer mapa por 16-13 en Inferno en un mapa que estuvo marcado por los detalles. Alguno como la puntería de stadodo en la último ronda que les daba el primer mapa, una granada HE teledirigida (ayudada por la de JUST) que eliminaba de un plumazo a Drifking y Aeroz y dejaba muy complicada la ronda para el equipo español.

El primer mapa se iba a manos portuguesas pero el partido daba la impresión de que podía haber caído de cualquier lado, lo que presuponía que Nuke iba a ser una batalla de infarto.

Misma situación se producía al final del mapa de Nuke en el que Offset se aseguraba al menos el empate al tener la ronda 15 en su haber y Exile perseguía con 13 rondas en su casillero. En esta ocasión fue pr el héroe del partido, con bomba plantada solo tenía que jugar con los españoles para que no pudieran desactivar la bomba.

El portugués lo hizo a la perfección, se movió con sangre fría por la zona de DJ en la bomba de B y finalmente acabó desesperando a todo el mundo para darle la ronda 16 a Offset y ser los quintos campeones de la ESL Masters además de una plaza para
una competición internacional y una plaza en el Showmatch en IBC 2019 frente al campeón de ESL Meisterschaft.

No hay comentarios

Dejar una respuesta