Compartir

Llegaba el mes de julio, y con él el calor la esperada ESL One de Colonia. El Major de Counter Strike: Global Offensive iba a repartir este año 1.000.000 de dólares, lo que lo convertía en un torneo ansiado por todos, y dónde se producirían enormes sorpresas debido a una brutal competitividad. Y es que posiblemente estuviéramos ante el Major mas igualado hasta la fecha.

Antes del comienzo del torneo, muchos seguro que hubiesen dado como favoritos, entre otros, a G2, Na’Vi y Fnatic. Sin embargo G2 caería a manos de SK y Fnatic, siendo eliminado a las primeras de cambio, algo a priori previsible en ese grupo de la muerte. Pero con lo que muchos no contaban seguro, era con el espectacular torneo de Team Liquid que tras clasificarse para cuartos en la tercera jornada de la fase de grupos, se encargó de quitarse de en medio al resto de favoritos como lo son Natus Vincere primero, y Fnatic en semifinales. Y todo gracias en gran parte a su estrella s1mple, quién no continuará en el equipo norteamericano.

También sorprendía la aparición en cuartos de final de Gambit, quién se clasificó como primero de su grupo por encima de Astralis, quien notó la ausencia de su jugador Dupreeh. Pero también dio la campanada un FlipSid3 encargados de eliminar a NiP, solo para ser derrotados por SK Gaming en cuartos.

Sin duda esta ESL One ha captado la atención de un buen numero de amantes de los eSports, consiguiendo una media de 500.000 espectadores online en su fase de grupos. La cual dejó increíbles partidos como la remontada de Fnatic a FaZe en el primer mapa, que tras el 7-0 inicial acabó ganando Fnatic por 8-16, lo que le sirvió para acabar segundo de su grupo y pasar así a los playoff, una fase que siguieron de media otras 700.000 personas a través del twitch y el lobby de la ESL One. Aun así, son números inferiores a los recogidos en la ESL One de Colonia del pasado año.

Ya se habían repartido 350.000$ entre los 14 equipos que habían puesto rumbo a casa. Pero aun quedaba por decidir quién se llevaría a casa los 500.000$ del primer premio, y quién los 150.000 destinados al segundo.

Y por fin tras seis días apasionantes llegó la gran final. Dónde los sorprendentes Team Liquid, quién se estaba convirtiendo en el equipo favorito de muchos de los espectadores, se enfrentaría (tras cargarse a Na’Vi y Fnatic) a los otros grandes favoritos del torneo, quizá el mayor de ellos, un SK Gaming que no estuvo exento de polémica los días previos al Major.

Una final que como estaba previsto, tuvo pocas sorpresas. Team Liquid plantó cara en muchas fases de la final, pero la calidad de los brasileños fue determinante. En ambos mapas se llegó con relativa igualdad (sobretodo el primero) en el marcador al descanso, pero en las segundas partes SK no dio ninguna opción a su rival. Claro 2-0, y el trofeo que se vuelve con ellos de nuevo.

Compartir
Artículo anteriorSK Gaming campeón de la ESL One Colonia 2016
Artículo siguienteSegún estudio, hay tantas mujeres como hombres involucradas en los eSports

No hay comentarios

Dejar una respuesta