Compartir

A mediados de esta semana, la organización de EnVyUs anunciaba el final de su aventura en CS:GO. Al menos por ahora, desvinculándose tanto de su plantilla titular como de su academia. Una aventura que no fue ni mucho menos rodada en las últimas etapas, lo que confesó recientemente el rifler belga Adil ‘ScreaM’ Benrlitom.

ScreaM comienza hablando de su etapa en G2, y lo duro que fue para él que le mandasen al banquillo a pesar de lo bien que se encontraba en el equipo y de su esfuerzo individual. Un revés que minó su confianza hasta el punto que, a pesar de aterrizar en EnVyUs, se seguía cuestionando a sí mismo de manera constante, cambiando muchas veces su propio estilo.

Luego llegaron los malos resultados, y con ellos “las discusiones diarias sobre cosas estúpidas. Discutíamos todo el tiempo. No podíamos compartir nuestras opiniones sin gritarnos […]  Sentíamos que íbamos a matar al equipo con ese ambiente y esa negatividad“. La llegada de importantes refuerzos como kioShiMa tampoco sirvió de mucho, pues según comenta ScreaM, la química era completamente nula entre ellos.

Era un secreto a voces y finalmente EnVyUs les comunicó a los jugadores la decisión. Días después fueron a defender su honor al CAC 2018, una experiencia completamente positiva donde se sintieron cómodos por primera vez en mucho tiempo, volviendo a disfrutar del CS:GO tras una etapa muy difícil. Algo que ya está dando que hablar de cara al futuro del equipo, aunque ni el propio ScreaM parece tenerlo claro: “No sé qué me deparará el futuro. No sé si seguiremos jugando juntos. Por ahora soy agente libre…“.

No hay comentarios

Dejar una respuesta