Compartir

Hay encuentros que pesan más que otros y eso ha pasado este fin de semana con la final de la DreamHack Masters Dallas. El partido que enfrentaba a ENCE y Team Liquid ha supuesto mucho más que un trofeo y una dotación económica, haciendo escalar a Team Liquid al Nº1 del mundo.

Está proeza luce más si añadimos que nunca un equipo de Norteamérica había conseguido llegar a lo más alto del ranking mundial. Para llegar a esa posición Team Liquid desbanca al todopoderoso Astralis que abandona el liderato 406 días de reinado.

Sin que suponga un descrédito para Team Liquid, el descenso de Astralis se debe en gran medida a que en los últimos meses  los daneses han bajado mucho el ritmo de participación en eventos. Desde el IEM Katowice han asistido a sólo cuatro LAN’s. Las  BLAST Pro Series en São Paulo, Miami y Madrid, y los presenciales de la ESL Pro League.

El espacio que ha dejado Astralis lo han copado dos equipos emergentes. ENCE y Team Liquid están subiendo como la espuma a los cuales vemos alcanzar una tras otra las finales de los últimos eventos presenciales. Hay quién dice que representan el futuro del Counter-Strike: Global Offensive aunque todavía es pronto para afirmarlo.

Ahora todas las miradas se centran en Astralis, pues a buen seguro querrán volver a lo más alto del shooter de Valve. Sus próximas citas serán las finales de la ECS Season 7 donde Team Liquid no estará. Donde sí que se encontrarán serán en las finales de la ESL Pro League del 18 al 23 de junio. Después, los daneses jugarán en la ESL One Colonia, para la que los norteamericanos todavía tienen que clasificarse a través de la GG.BET Cologne.

No hay comentarios

Dejar una respuesta