Compartir
Foto de Joaquín Corchero.

Predispuesto a aprender de un universo completamente alejado a su zona de confort, Ramón Rodríguez Verdejo, más conocido en el mundo entero como Monchi, fue protagonista junto a Lozark en el primer #Junglers1 en Esports Vodafone.

El director general deportivo del Sevilla F.C se midió ante el director deportivo de Vodafone Giants para ver las similitudes y diferencias de sus roles dentro de equipos tan diferentes. Y terminaron encontrando más similitudes de las que podían pensar en un principio. Ya a Lozark se le compara muchas veces como ‘el Monchi de los deportes electrónicos’, y esta vez pudo comprobar el por qué de dicha comparación.

Ambos se dedican a lo mismo, encargados principales en materia de fichajes, y eso les ha llevado a vivir experiencias muy similares. Tras contar Lozark el trabajo duro para formar un nuevo equipo de Giants, acorde a la nueva normativa de Superliga Orange, Monchi admitió que «Me he visto reflejado en David. El modelo de fichajes del Sevilla ya se conoce y nos ha llevado a éxitos. Pero hacer siempre cambios tan bruscos y formar un equipo nuevo y que encima mantenga el nivel, no es fácil«.

Un reflejo que se traslada en su día a día y en su manera de trabajar, pues como Lozark, Monchi también debió aprender, creando un modelo de trabajo centrado en la cercanía: «Al principio no tenía ni idea de ser Director Deportivo. Entonces mi objetivo era ganar partidos y fichar jugadores. ¿Y cómo se ganan los partidos? Pues trayendo buenos jugadores, viendo muchos partidos… pero también es estar cerca del cuerpo técnico, de viajar con ellos, ser uno más e incluso animarlos cuando lo necesitan«.

También hubo hueco para las anécdotas, y es que si Lozark ganó la Superliga Orange de CS:GO con un equipo nuevo constituido en 24 horas dadas las necesidades del pago de la cláusula el último día de mercado, Monchi no pudo evitar acordarse de Sergio Ramos y del recambio que terminó haciendo historia: «Pese a los rumores, yo no pensaba que realmente fuese a ocurrir. No fui precavido y no busqué repuesto, pero tenía el nombre de un tal Ivica Dragutinovic... no tenía ni idea de cómo era«, comentaba Monchi, «Hice cinco o seis llamadas y nos lo trajimos. Y casualmente en ese primer parón de selecciones jugó España contra Serbia. Él jugó de lateral izquierdo y enfrente tuvo a un tal Joaquín, que le volvió loco con quince mil regates. Me llamó Del Nido preocupado -este tío es muy malo-, pero le dije que ya se adaptaría. Y al final creo que funcionó«.

No hay comentarios

Dejar una respuesta