Compartir

No todos los días se puede competir contra un jugador profesional de FIFA y si hay que saltarse las clases para cumplir el sueño, uno se las salta. En el PlayFaster de Esports Vodafone hemos podido ver como las maldiciones y los memes se cumplen para Gravesen, pese a que se esté jugando con aficionados.

Que si un partido con el Oviedo, que si sentadillas, que si fastidiamos a Gravesen de 18.000 maneras posibles para demostrar que podemos ganarle, la cosa era tirar de guasa y proponerle una guerra abierta en el juego y así empezó el juego. Penaltis, el flash del segundo stage de la FUT Champions Cup de FIFA 20, que si escondemos el mando…pero la maldición se hizo presente.

En el segundo partido se torció más de lo esperado acabando con un 1-5 para el aficionado que se fue con una sonrisa de nuevo al público. Tendrá anécdota con la que presumir delante de amigos y conocidos, ganar a un profesional y por un resultado tan abultado, da para alardear.

Con dos derrotas, Revenant tenía difícil superar las hazañas del día pero lo hizo,  a lo mejor no de la forma esperada. Con dos goles en contra mandaron a Gravesen a hacer sentadillas para que tuviera alguna oportunidad… Y con el jugador de DUX Gaming lejos del mando Revenant le hizo falta para no aprovechar nada la oportunidad. Sin duda Gravesen cerró el día mejor de lo que empezaron las partidas.

Compartir
Artículo anteriorAsí es Tellstones, el nuevo juego de mesa de League of Legends
Artículo siguienteLanzafuegos sigue dando más problemas que alegrías en Clash Royale

No hay comentarios

Dejar una respuesta