Compartir

El proyecto de ‘Junglers’ continúa de la mano de Esports Vodafone con Esports ElDesmarque. Y para esta segunda edición tuvimos el privilegio de contar con otros referentes como lo son Pedro García Aguado y Motroco, protagonistas de este #Junglers2.

El campeón del mundo y olímpico de Waterpolo admitió que este era su primer contacto con los esports, y es que el mundo de los videojuegos le queda bastante lejos: «Me estoy desvirgando. Vengo de una etapa en la que jugábamos con dos palitos y un cuadradito yendo de un lado a otro. Luego vinieron juegos como el Metal Gear o Sonic, pero poca cosa«. De modo que razón de más para someterle a este reto.

El duelo entre ambos en este #Junglers2 comenzó con la pregunta del millón, ¿deben los esports considerarse un deporte?. Tras la pertinente explicación de Motroco, resumiendo en qué se basa la vida de un profesional, ni siquiera las muchas semejanzas convencieron a Pedro García Aguado en este debate: «Habría que ver la definición exacta y de momento no me mojo a decir si lo son o no. Pero el deporte es actividad física. Si estamos en una silla moviendo los dedos es una actividad física. Pero también actividad mental como requieren estos juegos de estrategia. Tienen muchas similitudes pero me resisto a llamarlos deportes«.

Más allá del debate sobre un término, en el que admite que a su propia hija cuando hacía equitación tampoco la consideraban deportista, sí que asumió la enorme responsabilidad que asumen los chavales. Pues pese a todo, el simil con el deporte tradicional es muy grande: «Aquí es donde pongo encima de la mesa la necesidad de un psicólogo. Cada chaval llega a la casa con su mochila emocional, están poco entrenados de cara a la frustración, gestión de emociones… es muy necesario hacer un trabajo profundo […] Deben saber gestionar los egos, saber cuándo destacar, pero también ponerlo al servicio del equipo«.

Como parte de esa gestión de emociones, claro está, entra el factor determinante de los estudios. Y es que el ganar buenas cantidades de dinero pueden hacer pensar a cualquier joven deportista (tradicional o electrónico) que no necesitarán estudiar. Algo muy alejado de la realidad: «Abandonar los estudios como deportista conlleva riesgos. Hay que decirle la verdad a los chicos y, aunque te salga bien, los esports tampoco duran para siempre […] Y hay que enseñarles sobre sus responsabilidades para que ese salto al vacío no sea tan grande. Yo tengo 17 años tributados, y no cotizados. En esos años tenía contrato de servicios con los clubs y la federación. Que empiecen ya a meterse en el mercado laboral«.

El apoyo por parte de psicólogos o especializados es especialmente fundamental cuando, detrás de un chico que pretende empezar, puede haber una adicción. Algo en lo que Pedro García Aguado también quiso puntualizar «El camino que te lleva a jugar es múltiple. Si has decidido llegar hasta ahí porque te llena y eres feliz, no hay problema. Pero en el momento en el que dejar de practicar conlleva depresión, es que hay algo detrás«.

Y así como saber cuándo empezar, hay que saber cuándo terminar. No todo deportista, ni tradicional o electrónico, llega a la élite, por ello es importante saber que no todo en la vida sale como uno tenía pensado «Si tras un año de intensa práctica no has mejorado, ponte a trabajar o vuelve a estudiar. No todo va a salir como tú quieres. Entiendo que es algo a lo que dedicarle muchas horas y que dejes los estudios, pero hay que saber marcarlo. Hay formas de re-engancharte a los estudios, tampoco es un drama. El drama viene cuando descubres que eres un paquete«, concluía Pedro García Aguado en este segundo ‘Junglers’ de Esports Vodafone.

No hay comentarios

Dejar una respuesta