Compartir

La sección de El Corner de EA Sports regresa una semana más con una serie de consejos de su colaborador ToniEmCee. En esta ocasión nos adentramos en el nuevo modo competitivo de FIFA 17, el Ultimate Team. Y sí, es un modo que siempre ha estado ahí y que es uno de los mayores alicientes del título en los últimos años, pero con la llegada de FUT Champions todo cambia, pues es una puerta abierta al panorama de los eSports para muchos usuarios. ¿Pero qué hacer para llegar a ser realmente uno de los mejores?

Mejora de recompensas de monedas

Una de las cosas básicas son los diferentes bonus que podemos conseguir simplemente por jugar partidos, los ganemos o perdamos. Con estos bonus podremos ganar un mínimo de 1.000 monedas por cada partido que disputemos.

Conviértete en todo un ‘Monchi’

No te dejes llevar por los nombres y ficha a hombres. No gastes las monedas ganadas a lo loco pues en la mayoría de ocasiones puedes encontrar a auténticos cracks por un precio ridículo. La marca siempre encarece el precio de las cosas y en FIFA 17 ocurre lo mismo.

Del mismo modo cuando al comprar un sobre obtengas a un jugador pero que realmente no vas a usar para no romper la química o el esquema de tu equipo, vende lo más pronto posible. Los jugadores están siempre en continua bajada de precio y si no te van a servir de nada de cara a los partidos dales billete de manera inmediata.

Vende todo aquello que no vayas a usar

No acumules consumibles de manera absurda. A veces nos dejamos llevar simplemente por el mercado de fichajes y nos olvidamos que en nuestro inventario acumulamos cientos y cientos de cartas que no llegaremos a usar jamás puesto que siempre vamos a ir consiguiendo más. Son pequeñas cantidades, pero muchas pocas cantidades juntas hacen un buen puñado de monedas que poder gastar más adelante.

La importancia de los desafíos de plantilla

Al igual que acumulamos consumibles en muchas ocasiones hacemos lo mismo con los propios jugadores. Antes de venderlos por unas miseras monedas hay que estar siempre alerta de los desafíos de plantilla, que servirán para deshacernos de esos jugadores que no nos sirven para nada, ni siquiera para ganar dinero, pero por lo que recibiremos generosas recompensas.

No debes ser solo un buen director deportivo, también un estratega

Llegamos a la parte más compleja pero la más vital de todas ellas. Ya tenemos nuestras monedas, ya hemos conseguido numerosos sobres, ¡por fin tenemos el equipo que queríamos tener! Ahora llega lo complicado y es hacer que esos 11 jugadores den el rendimiento esperado.

Debes tener muy claro cual es tu estilo de juego, y no solo eso, si no amoldarte al estilo de juego de tus jugadores. De nada sirve que te guste jugar mucho por las bandas si no tienes jugadores rápidos (algo que por supuesto deberás tener en cuenta a la hora de fichar). Una vez tengas esto claro amolda ese estilo a las estrategias del equipo, que no te hagan un descosido a la contra diciéndole a tus laterales que se queden atrás al atacar, o aprovecha esos numerosos rechaces donde “nunca hay nadie” dando instrucciones a tu media punta de que se mantenga arriba a la espera de esos rechaces. Debes definir también el estilo del equipo en sí, además de las instrucciones individuales, que dependerá nuevamente de tu estilo y el de tus jugadores para que estos jueguen de manera más diabólica o más física.

Cambia, prueba, vuelve a cambiar. Haz los testeos que sean necesarios hasta que encuentres ese punto clave. La práctica te convertirá en todo un experto y sacará el máximo provecho de ti mismo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta