Compartir

En la tarde de este lunes 21 de enero, con la llegada del tercer día de los desafíos de la Tormenta de Hielo, llegó uno de esos retos llamados a causar quebraderos de cabeza debiendo destruir brutos de hielo dorados.

En total deberemos destruir una veintena de estos brutos de hielo dorados, algo que a priori no parece complejo en comparación a los 250 demonios de hielo que también deberemos matar. Sin embargo la alta resistencia y la poca frecuencia de estas criaturas son las que complican el desafío.

Los brutos de hielo dorados son la escuadra más dura de toda la legión de hielo, teniendo una resistencia de 3.000 puntos de vida. Para ello será casi esencial emplear armas explosivas, o bien infligir una docena de disparos a la cabeza con una ballesta, con la cual quitaremos 240 puntos de daño por cada uno.

Una complejidad a la que, por supuesto, se suma el componente aleatorio de su aparición, por lo que podremos encontrarnos con varios de ellos en una misma partida o no ver ninguno. Y, además, el reto de sobrevivir a los restantes 99 jugadores que, como nosotros, también querrá asaltar los diferentes fragmentos de hielo.

Aunque el esfuerzo tendrá su recompensa, y es que el acabar con uno de estos brutos de hielo dorados, dado su carácter legendario, dejará tras de sí suculentos botines de armas con los que lanzarnos a por una nueva victoria magistral.

No hay comentarios

Dejar una respuesta