Compartir

Previamente a su llegada, la aparición de la Grieta de Trastos en esta Temporada 10 de Fortnite ya comenzó a generar debate. Y este pasado martes de la mano de la actualización de contenido v10.10 se pudo probar in situ su descomunal poder en puntuales ocasiones.

Y son puntuales porque hay que tener especial habilidad con su uso, del mismo modo que ocurre con otros objetos lanzables o algunas armas explosivas como las granadas. Además el timming de activación juega a favor del rival pues es sencillo de esquivar a campo abierto. Sin embargo en algunos momentos de caos es especialmente eficaz, especialmente en los últimos compases de la partida.

Nice play with the new Junk Rift! from r/FortNiteBR

Muchos usuarios la comparan, y con razón, al Ataque Aéreo que fuese enviado a la cámara en esta nueva temporada, aunque con algunos matices que, bien usada, la hacen mucho más peligrosa.

A su favor cuenta con que esta grieta se genera a gran altura, por lo que bastará con hacer explosión en el suelo para poder destruir, golpear y hacer una gran cantidad de daño a una alta estructura construida por un oponente que, previsor de la próxima tormenta, buscaba una posición más favorable. La Grieta de Trastos es también capaz de hasta destruir varios pisos de construcciones metálicas, por lo que ello no nos salvará de recibir una buena cantidad de daño.

Además hay que tener en cuenta el factor de su onda expansiva, la cual nos puede jugar muy malas pasadas en late game al introducirnos en el interior de una tormenta cuando tratamos de salvarnos de su impacto directo.

 

En general no es un objeto que esté especialmente roto pues en un alto porcentaje de la partida surte poco efecto. Se tienen que dar unas condiciones específicas para no ser capaces de esquivar el golpe de la Grieta de Trastos. El peligro está en los últimos compases, donde poseer un par de ellas puede significar una victoria magistral.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta