Compartir

Aunque en sus orígenes no era más que otro Modo de Tiempo Limitado y que llegó a desaparecer algún tiempo, el clamor popular hizo que la Refriega de Equipos volviese por todo lo alto, para quedarse, y para siempre. Un modo que más allá de servir de desconexión entre partidas más serias, se trata de una gran opción de cara a mejorar tanto nuestras habilidades como nuestro camino en el Pase de Batalla.

Al estar activo el modo reaparición y poder disfrutar del ya extinto (en modos convencionales) Ala Delta, la Refriega nos permite encarar una partida con la mente mucho más relajada. A su vez, podemos ser más agresivos y practicar diferentes tácticas de asedio pues la muerte no es el final de la partida. Así mismo nos enfrentaremos a un mayor número de enemigos, lo cual aumentará nuestra puntería; y a su vez mataremos a un mayor número de enemigos, incrementando nuestra moral.

Aunque se traten de modos de juegos muy diferente y debiendo adoptar otra actitud en Solo/Dúo/Escuadrones, notaremos y mucho la práctica en Refriega de Equipos, sobretodo cuando hablamos de jugadores más casuales cuyo margen de mejora es enorme. Pero no menos importante es el tema de la experiencia.

En una Refriega de Equipos en la que consigamos la victoria y por el camino hayamos matado a al menos media docena de enemigos, recibiremos entre 400 y 500 puntos de experiencia. A ello hay que sumarle el multiplicador propio que desde muy pronto podemos duplicar esa cifra, y si jugamos con compañeros continuaremos multiplicando. En definitiva podemos sumar una gran cantidad de experiencia de una sola Refriega de Equipos, y con ello subir tanto de nivel como, por ende, recibir un buen número de estrellas de cara al Pase de Batalla y alcanzar cuanto antes el deseado nivel 100 y su skin de Caballero Ultima.

 

Compartir
Artículo anterior¿A qué hora sale el parche 9.15B de TFT?
Artículo siguienteLas ranked de TFT reciben un ajuste en el descenso de divisiones

No hay comentarios

Dejar una respuesta