Compartir

Hace ya más de un mes que comenzaron las primeras filtraciones que parecían adelantar el regreso de una de las ubicaciones más queridas de Fortnite como es Caserío Colesterol. Una vuelta que estaría acompañada, más pronto que tarde, de otro clásico como la Charca Chorreante, y todo podría llegar en apenas 24 horas tras ser activadas las últimas balizas de la Grieta.

Y todo desde que hace algunas semanas con la llegada de Pandora al mapa de Fortnite, unas filtraciones aún más importantes hablaban de las futuras balizas que se situarían sobre las ubicaciones que ahora ocupan estas que podrían volver.

Y sí, hablamos de balizas en plural, pues basta un rápido vistazo al mapa en varios de sus puntos para habernos percatado que desde hace algunos días tanto Oasis Ostentoso como en el lago congelado de Pico Polar. Dos ubicaciones clave que cambiaron drásticamente primero con la llegada del desierto, y más tarde con el impacto del glacial, cambiando casi todo el sur conocido de la isla.

Ahora ese cambio puede revertirse y hacerlo muy pronto, pues con las balizas activadas lo más normal es que en este próximo martes 10 de septiembre, y con la llegada de un nuevo parche, las dos ubicaciones cambien al mismo tiempo provocando un cambio que muchos querían desde hace tiempo. Especialmente sobre el lago congelado, en cuyo interior se logran ver algunas de las antiguas zonas de Caserío Colesterol, tratándose de una de las zonas favoritas de muchos usuarios.

La pregunta que ahora muchos se hacen es qué más cambios producirá la llegada de Caserío a la zona del iceberg y de Charca al desierto, o si en futuros parches tocará despedirnos de dos de las ubicaciones más longevas de Fortnite como lo son Latifundio Letal y Señorío de la Sal. Pero solo el tiempo podrá responder a esta pregunta.

No hay comentarios

Dejar una respuesta