Compartir

Tras los nerfeos a Pícaro, el meta de Hearthstone ha encontrado un rey que, si no es absoluto, ha conseguido meter dos arquetipos entre lo más dominantes del meta. Cazador será, al menos hasta la actualización del 3 de junio, una de las mejores opciones para subir rangos con cualquiera de sus vertientes.

Secretos y Robots, dos mazos de los que ya hemos hablado en algún momento, copan ahora los puestos altos en cuestión de ratio de victorias. Dos mazos midrange, una forma de jugar la clase ya clásico, que funcionan diferente contra otros mazos del momento, como Druida Tokens o Chamán Múrlocs.

Cazador secretos

Las cartas con sinergias de secretos han venido muy bien a este arquetipo, que ya tenía otras herramientas como Sujeto nº9, Secretista, Zul’Jin o Arco cuerno de águila. Además, apenas ha notado la rotación de la Esmeralda mágica, y se completa muy bien con otros hechizos de clase, que son de los más agresivos de todo Hearthstone. El único enfrentamiento claramente desfavorable es Druida Tokens, ante la ausencia de una herramienta que consiga limpiar la mesa contraria con seguridad. Si nos encontramos demasiados Druidas, siempre podemos cambiar a la siguiente opción.

Cazador robots

Este arquetipo, que en un principio se basaba en sinergias robots y control de mesa, ha ido evolucionando en un mazo mucho más agresivo gracias a la sinergia con Bombas Goblin, que podremos magnetizar para activar su Último Aliento. Concretamente, cartas como Salvaguarda o Cría mecánica han dejado sitio a otras como Lanzar Bomba, Explosionador o la legendaria Maestro Bum Repámpanos, cuyo coste se verá reducido en la actualización. Este mazo es algo más consistente en sus enfrentamientos, siendo menos efectivo contra Chamán Múrlocs y menos dominante en general que el Cazador secretos, pero manteniendo un ratio de victorias bastante aceptable contra todos los arquetipos del meta actual.

No hay comentarios

Dejar una respuesta