Compartir

2016 ha sido un año interesante en Hearthstone. Ha sido variado, gracias a la rotación obligada del nuevo formato Estándar, forzando a los profesionales a generar nuevas estrategias y formaciones prescindiendo de un buen número de cartas.

Hasta la llegada de Abril y la expansión de Susurros de los Dioses Antiguos, Goblins VS Gnomos y Naxxramas seguían disponibles. La clase de Sacerdote aún se mantenía estable en sus métodos de control, antes de que se le “obligara” a centrarse en sus formatos draconianos y aceptando un modelo más agresivo y con opciones reducidas. Ahora vuelve a tener cierto atractivo gracias a la llegada de Gadgetzan, pero hemos tenido que esperar al final del año para recuperar el atractivo dentro de muchas clases que han permanecido muy inactivas en casi todo el ciclo. Sacerdote, Paladín, Pícaro y Mago han pasado mucho tiempo ausentes, y salvo ciertos mazos concretos (de corte clásico: como el Freeze Mage o el Miracle Rogue), no se han visto novedades en el meta con ellos.

El resto de clases, exceptuando modelos alternativos de Cazador que se han visto pero no demasiado (con su formato más centrado en los secretos) han dominado por mucho las competiciones competitivas, hasta el punto de llegar a una predominancia de cuatro de ellas por mucho a mitad de la temporada.

Repasemos pues que mazos han destacado más tanto dentro como fuera de la escena nacional:

Mención especial – Unicorn Priest

No se trata de un mazo en sí mismo, ya que no ha llegado a encontrarse nunca. Desde Dioses Antiguos hasta Gadgetzan hubo un largo período de tiempo en el que muchos jugadores se obsesionaron con la idea de formar un mazo de Sacerdote competitivo, y lo hicieron sin éxito. Fueron muchos los profesionales que intentaron llevar la clase a competiciones, muchas de renombre, y eso acabó costándoles caro, perdiendo contra la agresividad directa y efectiva.

1 – Patron Warrior

Nos remontamos a enero, cuando el meta aún no se había visto presionado por nerfeos ni el paso a estándar. Era la época de los Patrons, (Parroquianos en español), y sus mazos eran lo más sólido de todo el meta juego, ascendiendo al Guerrero a una cumbre casi imbatible.

2 – Paladín Midrange

¿Quién no recuerda a Paladín antes de perder algunas de sus mejores cartas? Su versión midrange contaba con un equilibrio casi perfecto y era un gran mazo, muy difícil de derrotar por su constante presencia en mesa y respuestas para diversas situaciones, por no hablar del temible Tirion en el liderazgo. Recordemos también que fue uno de los mazos que acompañan a AKAWonder en su victoria en la Legendary Series del IEM Katowice.

3 – Druida C’Thun

Druida es una de las clases favoritas de los profesionales por su capacidad de adaptarse a cualquier meta contando con algunas de las mejores cartas básicas del juego. La versión C’Thun de Trump fue una de las más activas desde su creación, y aún hoy se siguen usando versiones modificadas. Dentro de las vertientes basadas en C’Thun, es la que más se ha utilizado con buenos resultados.

4 – Troll Saron

Sin duda uno de los mazos que más risas y quebraderos de cabeza han dado en todo el año. Aunque tardó un poco en arrancar, pronto fue casi imposible no ver a los profesionales con un mazo de Mago o Druida llevando a Yogg Saron. Sus efectos podían ser simplemente devastadores en mazos centrados en hechizos, los cuales además eran útiles incluso sin la necesidad de ver sus caóticos efectos. Más de un torneo ha visto victorias improbables gracias al más trol de los dioses antiguos.

5 – N’Zoth Paladin

Aunque no llegaría a usarse demasiado por su complejo manejo y cierta lentitud contra los mazos más agresivos, el mazo creado por Evangelion arrasó durante la DreamHack de Valencia y sin duda fue la gran sorpresa del evento, dentro de una clase poco usada, además de control, y con el que alcanzó la gran final, convirtiéndose en el campeón. La variante de N’Zoth, basada en último aliento, ha pasado algo desapercibida durante muchos torneos a pesar de llegar a crear sinergías muy fuertes. La pena fue que perdió las más interesantes con la salida de GvG.

6 – Zoolock

Si hay que decir un mazo que haya sido el más utilizado entre la comunidad por encima de todos los demás, yo pondría la mano en el fuego por la versión zoo del Brujo, y el youtuber Kripparian encontró su versión más completa con la llegada del Concejal de Villa Oscura. Quizás por la saturación de mazos zoos que se acabaron viendo en competición, las versiones más controleras de Druida y Guerrero eran sus mejores counters, y el zoo acabó cayendo por su propio peso, aunque sigue siendo uno de los mazos más peligrosos ante jugadores descuidados.

7 – Guerrero Control

Podríamos hablar de mil variantes dentro de este arquetipo, uno de los más utilizados dentro del año por su gran versatilidad: Dragones, C’Thun, N’Zoth, OTK…Su gran baza ha sido siempre poder frenar a los mazos más agresivos gracias a la armadura y sus armas, además de sus grandes y baratas respuestas. Quizás eso impulsó el nerfeo de algunas de sus cartas y favoreció su pérdida de popularidad con la llegada de Gadgetzan, y con ello su sustitución por la variante de Piratas.

8 – Chamán Midrange

Y no podía acabar con otro. El que sin duda llegó a sorprender, pasando de ser una de las clases menos utilizadas a ser la número 1 para todos los profesionales, la que nunca podía faltar en una competición, el factor seguro en los Mundiales de la BlizzCon. El Chamán Midrange consiguió cartas extremadamente fuertes durante el año, lo que conformó mazos devastadores. Trogg de Túnel, Gólem Totémico, Colmillarr totémico, el Ignoto coronado de llamas y La Cosa de las Profundidades cambiaron la forma que teníamos de considerar a esta clase. Lo suficiente como para elevarla al primer puesto como la clase más fuerte del año.

No hay comentarios

Dejar una respuesta