Compartir

El llegar a un momento tan clave de tu historia como es toda una Season 10 de League of Legends hace que debas recapacitar y mucho sobre lo que tu juego es capaz de ofrecer, pero sobre todo también de cómo poder mejorarlo. Y en todo ello, el equipo de Riot Games tuvo mil y una ideas que terminaron descartando, algunas de ellas la mar de interesantes.

Así termina el 2019 para Riot, ofreciendo un amplio compendio de las diferentes ideas de los desarrolladores, más allá del alzamiento de los elementos que ya todos conocemos. Ideas como cambios en el mapa tras la primera sangre, un bebé dragón, o la desaparición del Nashor si este sentía que era ignorado durante demasiados minutos.

En lo referente al primer asesinato de la partida, los diseñadores de League of Legends pensaron en que, al morir, dejases una maleza permanente en el lugar. Claro que eso podría llevar a experiencias negativas, como el poder farmear tranquilamente escondido en ella si moriste bajo torre.

Y de malezas va la cosa, porque otra idea era llenar la base de arbustos tras la caída de los inhibidores, claro que eso terminaba generando también un caos innecesario. Como caos y locura provocaba la posiblemente más revolucionaria idea de todas. Y es que durante algún tiempo se trabajó con la idea de poder controlar a los objetivos neutrales derrotados bajo el bufo del Barón Nashor, creando un enorme ejército de asedio capaz de ganar una carrera de bases mientras el resto de tu equipo se limita a defender.

Aunque en un principio todas estas ideas cumplían mucho de los objetivos, al probarlo con usuarios aleatorios de todas las rankeds, con un importante protagonismo de los Bronce, muchas partidas se desmadraban. Todo terminaba siendo una experiencia contra los elementos neutrales de la Grieta y no tanto contra el invocador de en frente para lo que está pensado y diseñado League of Legends.

No hay comentarios

Dejar una respuesta