Compartir

Es extraño decir que uno de los dos semifinalistas le ha dado una paliza a otro en una serie que ha finalizado a 3-2, pero es lo que realmente ha sucedido en la victoria de C9 a TSM, sobrados en la toma de decisiones y remontando el Bo5 con Svenskeren y Goldenglue saliendo desde el banquillo.

Pocos esperaban ver a TSM luchar ante TSM en la semifinal de los playoffs de la LCS en Norteamérica después de lo visto en la grieta del invocador en los últimos meses y, aunque la mejora ha llegado con Svenskeren y Goldenglue, C9 ha controlado en todo momento el macro hasta conseguir remontar y lograr el pase a la final.

Con dos victorias conseguidas por debajo de los 26 minutos, Cloud9 ha tenido mapas, como el quinto, en el que ni siquiera ha necesitado pelear, solo controlar mejor los movimientos en el mapa y es que ese decisivo encuentro es un ejemplo perfecto de la desconexión y la diferencia real entre dos equipos.

El primer mapa ha sido de Bjergsen, sin más. El midlaner ha aprovechado su momento con un flanqueo perfecto en una pelea grupal a pesar de no estar haciendo una partida perfecta, pero cuando haces un flanqueo como ese y marcas el sino de la partida con una quadrakill, todo acaba ahí. 9/2/1 con Akali fedeada que ya mostró hace unas semanas ante Team Liquid.

Cloud9 ha jugado mejor durante toda la serie, aunque los planteamientos le han beneficiado especialmente en el segundo, cuarto y quinto mapa, donde han estompeado a TSM sin que apenas tuvieran opción de luchar.

Los factores comunes han sido la elección de Zilean, una vez en medio y otra en bot, el lado azul y sobre todo el Varus de Sneaky, muy fedeado en ambos casos y fundamental en el early en las dos primeras partidas excesivamente rápidas: 26 y 33 minutos respectivamente.

La mala toma de decisiones de TSM pasó por una pérdida de control de la Grieta en todos los sentidos, algo que retomaron en la tercera partida gracias al despertar de Zven, que se apropió de una partida lenta con Swain con una quadrakill que pudo ser penta si Hauntzer no se la hubiera robado.

C9 erró centrándose en una Sejuani que ya no tenía ultimate mientras la Irelia de Bjergsen y el Swain de Zven le daban la delantera a los chicos de Reginald, que poco más hicieron en lo que que quedaba de serie.

En la quinta y decisiva C9 aplastó a TSM a pesar del mal inicio de Svenskeren, pero el macro fue suficiente. La buena comunicación, el aguante de Licorice con Poppy ante intentonas de hasta cuatro rivales y el caos de los de SSONG hicieron que con pocas kills y buenos movimientos Cloud9 consiguiera su pase a la final en 23 minutos.

El dato, TSM consiguió en cuatro de las partidas la primera sangre, pero la premisa de Cloud9 siempre fue otra: primera torre en todas las partidas y también en tirar las tres primeras torres en el Bo5.

Compartir
Artículo anteriorBjergsen brilla con Akali, quadrakill incluida
Artículo siguienteEl factor Licorice
Periodista. Sintiendo la profesión en el día a día. Responsable de @esports4players y @planetadesmarque. A la locura con el mando bajo el brazo (@j00perez).

No hay comentarios

Dejar una respuesta