Compartir

Pocas experiencias hay más desesperantes en League of Legends (al menos en los bajos donde se dan menos casos) como cuando tu rival en línea consigue aprovechar su ventaja de oleada para freezear la línea, ya sea para asediarte o resguardarse bajo su torre, del mismo modo que es igual de placentero cuando consigues aprovecharlo a tu favor.

La teoría es sencilla, pero el llevarlo a cabo no tanto si no eres un experto en el farmeo. Y tanto si lo eres como si no, disponer de varios trucos bajo la manga nunca vienen mal como es el caso. Ya si si hay que congelar la línea, pues ¿quién mejor que Anivia para hacerlo?

Así lo explicaba desesperado en redes sociales el toplaner australiano Pabu, a quien muchos le conocerán de aquel espectacular torneo 1v1 del All Stars 2018 en el que se cargó a Tierwulf, Doublelift, Faker y Rookie, cayendo en la gran final ante Caps. Y es que en una de sus últimas partidas tuvo que vérselas con una Anivia rival en top, viendo como con su W era capaz de desviar su oleada hasta casi el río, la cual volvía a su camino al terminar la Cristalización, ganando un enorme tiempo a su favor con la cual, a medida que pasaban los minutos, le sirvió para destrozarle en línea al perder Pabu buena parte del farmeo sin arriesgarse a divear.

Una mecánica que es fácilmente realizable desde Nivel 1 al subirnos la W, y manejar nuestras oleadas a placer si nos aprovechamos del “segundo bug” de Anivia, este algo más habitual. Pues a veces la lógica de League of Legends no es la que a todos nos gustaría, siendo la Criofénix capaz de bloquear el único pixel libre, pese a estar volando y que los minions teóricamente puedan pasar por debajo de ella. Algo que por supuesto, no hacen, siguiendo a sus compañeros en la excursión al río de la Grieta.

Compartir
Artículo anteriorSupercell piensa en alternativas para los jugadores que han completado el camino de trofeos
Artículo siguientePerkz desvela su opinión sobre la midlane y su futuro en G2

No hay comentarios

Dejar una respuesta