Compartir

El recorrido profesional de Doinb desde sus primeros pasos hasta sacrificarlo todo por estar en la LPL hasta levantar el título de campeón del mundo de League of Legends se han contado mil veces, pero nunca en voz de su protagonista como hasta ahora. El midlaner aprovecha su 23 cumpleaños para regalar un texto de superación, valiente y con las ideas claras sobre su presente, su futuro y su vida personal y profesional.

La historia de Kim ‘Doinb’ Tae-sang cambia los cánones habituales del jugador estrella, el campeón del mundo es un luchador confeso que no llega a codearse con los mejores a los 20 años para proclamarse como una estrella mediática, lo hace desde el trabajo, cediendo en temas personales y enfocando su vida desde la Grieta del invocador.

En un amplio resumen escrito en ThePlayersTribune, Doinb analiza paso a paso todas sus decisiones, la pasión que le mueve con el juego de Riot Games, los objetivos para 2020 y los cambios más drásticos en su carrera hasta llevarle a ser uno de los más reconocidos hoy día en la comunidad.

En el planteamiento ya desborda con una simple idea, cumplir lo que siempre soñó en un año inmejorable: «En los últimos meses he cumplido demasiados objetivos que parecían estar cerca de lo imposible no hace mucho. Me he convertido en el jugador nº 16 en la LPL en llegar a 1.000 kills, he ayudado a mi equipo no solo a competir, sino a ganar incluso el Mundial de League of Legends. Y finalmente – y esto es muy especial en mi viaje – me he convertido en el primer jugador extranjero en conseguir la residencia en la LPL«.

«si me hubieran dicho hace tres años que mi vida cambiaría tanto, nunca lo habría creído»

Lejos de ser un novato, Doinb es consciente de que sus 23 años le hacen tomar perspectiva de lo que es estar dentro del ámbito profesional en los deportes electrónicos: «Sé que los 23 no parecen una edad muy adulta para muchos, pero en los esports las cosas son diferentes. Tu tiempo como competidor es muy limitado, todo momento es preciado. Si me hubieran dicho hace tres años que mi vida cambiaría tanto a los 23, nunca lo habría creído. Todo esto me habría parecido imposible«.

Con la confesión de que apenas sabía lo que eran los esports cuando tocó el teclado para jugar al LoL por primera vez, su vida cambió con una decisión en la que sus padres fueron el pilar fundamental: «Cuando tuve la oportunidad de ir a China en 2015 para competir en la LPL, fueron mis padres los que me animaron a ir. No puedo llegar a entender lo raro y especial que sería para ellos ser tan comprensivos, pero vieron lo apasionado que era por los juegos y querían que persiguiera mi sueño, incluso si eso significaba mudarme a otro país cuando aún era un adolescente«.

A partir de ahí, Doinb se centra en un única luz, la de ser el mejor. Da rodeos sobre su vida personal, sobre su matrimonio, sobre cómo arrancar un camino hasta conseguir las metas y ahí deja una de las frases más potentes de todo el texto, el adiós a las excusas: «Una vez eres profesional, ya no es el internet del cyber. Tú eres tus resultados. Eso es todo«.

En los momentos de bajón, que tuvo muchos en su carrera como profesional, Doinb se plantea cambiar y sobre todo duda, pero lo hace para crecer: «Hubo un momento en el que pensé que quizás nunca llegaría a los Worlds. Lo quería más que nada en el mundo pero parecía demasiado lejano. Ser profesional requería muchos sacrificios y los hice, dejé las relaciones personales a un lado y puse todo mi tiempo profesional y personal en este juego«.

«no dejaré de soñar en League of legends»

Con ese riesgo llegó la convicción de ser el mejor y un cierre que sin duda puede quedarse entre las frases de este 2019, su futuro: «No sé cuánto tiempo estaré jugando, pero el tiempo que pueda competir a este nivel tanto física como mentalmente, no puedo parar. No dejaré de entrenar, no dejaré de soñar en League of Legends. Simplemente es muy divertido«.

A partir de ahí el objetivo es claro, seguir creciendo, mejorar y lejos de la complacencia, Doinb reconoce haber hablado con sus compañeros sobre cómo proyectar el próximo año: «Después de ganar les dije que no podíamos confiarnos. El objetivo no es ganar uno y retirarnos, debería ser ganar los Worlds dos, tres, cuatro veces y ser capaces de dejar un sello en el juego para inspirar así a jóvenes generaciones«.

Las palabras marcan la historia, pero el sello lo pone la competición y los objetivos como él bien recalca en su columna, así que le damos la bienvenida al 2020 en solo unas horas con las ganas de ver si este Funplus Phoenix con Khan como fichaje estrella y la plantilla campeona del mundo es capaz de tocar de nuevo la cima y llegar a lo más alto.

Compartir
Artículo anteriorEl inexplicable problema en la KeSPA Cup, más de dos horas de retraso
Artículo siguienteGorillA se estrena con victoria ante Griffin y pone las miras en los Worlds
Periodista. Sintiendo la profesión en el día a día. Responsable de @esports4players y @planetadesmarque. A la locura con el mando bajo el brazo (@j00perez).

No hay comentarios

Dejar una respuesta