Compartir

El League of Legends lo componen campeones, jugadas, partidas, equipos…pero sobre todo nombres como el de Yiliang ‘Doublelift’ Peng, la nueva leyenda de Norteamérica después de convertirse en tricampeón y levantar el título con tres equipos diferentes, una hazaña que le hace sonreír a él y a todos los que le disfrutamos.

A las palabras leyenda o tricampeón bien pueden acompañarlas todo tipo de adjetivos, pero el que más se merece Doublelift es el de profesionalidad. Su marcado carácter le ha hecho dar un paso al frente para dejarlo todo atrás y convertirse en uno de los jugadores más laureados de la competición, mostrando un nivel increíble en esta final Caitlyn, Tristana y Jhin.

Cuando te presentan en la final en la que te coronas como tricampeón de la región que dominas por tus propios méritos, después del palo personal y con la convicción de hacer campeón por primera vez a tu club, parece imposible que un humano aguante con una sonrisa sin más al recibir una de las mayores ovaciones en la historia del LoL norteamericano. Esto es Doublelift.

Él mismo lo reconocía minutos después de levantar su tercer título haciendo mención a lo que le espera en el futuro más cercano del competitivo, porque Doublelift solo piensa en seguir compitiendo y volver a ganar: “Sensación increíble la de formar parte de todo esto. Será mi primera aparición en el MSI e intentaré hacer lo mejor para defender el honor de América“.

En lo que a las partidas se refiere solo ha muerto tres veces en los diez enfrentamientos de los playoffs, unos datos excelentes teniendo en cuenta la importancia que ha tenido en los momentos decisivos de esta final, donde apenas ha aparecido en la fase de líneas, pero siempre ha terminado siendo decisivo en el push final, sobre todo con Tristana en la segunda y con Jhin en la tercera. Sus playoffs en una cifra: 57/3/49.

El círculo lo cierra él mismo con unas declaraciones que dejó el pasado noviembre, donde parecía haber viajado al futuro para comprobar que ese trabajo del que habla le llevaría a ser el mejor jugador americano de todos los tiempos, algo que de momento está demostrando.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta