Compartir

Los últimos compases de la Superliga Orange no son decisivos para muchos equipos en lo que respecta a la clasificación, pero quizás sea importante de cara a la próxima temporada, a la conexión entre jugadores y a la creación de proyectos, idea que remarca la paliza de Dragons a ASUS en un ejemplo perfecto de hacia dónde van ambos clubes.

La decimotercera jornada de la SLO ha trastocado por completo los resultados de todo pronóstico que bien podría haber intuido victorias de Movistar Riders y ASUS ROG Army, pero lejos de lo previsible, los pequeños se han destapado consiguiendo resultados fundamentales para consolidar una propuesta.

Los pingüinos han demostrado por momentos que pueden dar el nivel con un quinteto español y a pesar de estar lejos de los mejores, con el cambio han confirmado que se puede pelear e incluso sacarle un mapa a Riders como ha sido el caso este lunes.

Por su parte los dragones han reforzado el cambio de staff técnico estas semanas con dos muy buenas jornadas, refrendadas ahora con una victoria (stomp en toda regla) ante ASUS, que ve cómo se resquebraja su proyecto una vez más.

Con un muy buen macro, los dragones confirmaron un cambio de timón en las últimas semanas demostrando mucha presencia en el early pero sin saber cerrar los objetivos más fuertes del juego, algo que hoy han cambiado por completo dejando en evidencia a ASUS en múltiples facetas.

Aunque Sedrion luchó por no quedar atrás, el resto de sus compañeros no supieron seguirle el ritmo al quinteto entrenado por Nixerino y Gil, que aprovecharon a la perfección sus opciones, ya sea con las individualidades de Sacre con Kennen o con buenas ultimates de Hero con Kindred.

El engage constante de ASUS era muy bien respondido y, con el Nashor hecho, los de ASUS fueron cayendo a cuentagotas en una partida en la que todos estuvieron muy enchufados, sobre todo Barcode con Varus. Todo acabó con un ACE en top tras otra iniciación fallida de los de PochiPoom.

En el segundo mapa Dragons optó por Akali como primer pick y jugó con ella para finalmente llevarla a la calle superior, donde Sacre hizo lo que quiso con Kaze en los dos enfrentamientos, casi como sucedió en el global. Eso sí, el héroe fue Homi.

Aunque los cinco estaban muy metidos en su papel, el support no solo supo leer a la perfección el matchup en la calle inferior, también supo aparecer por todo el mapa con apariciones claves con Alistar para abrir brecha en el marcador.

La mejoría con el paso de los minutos se podría equiparar a la del equipo en los últimos cuatro encuentros, de menos a más, hasta lograr poner los 10K de diferencia en solo 15 minutos, un stomp en toda regla en el que Sacre farmeaba gratuitamente, el equipo abría medio a su antojo y se hacía con el mapa sin oposición.

Homi Dragons

El propio Homi lo dejaba claro tras la partida a los compañeros de la LVP: “Estábamos pasando por una muy mala racha, no estábamos dando el nivel, pero en este partido se ha demostrado lo que hemos trabajado en las últimas semanas. Hemos empezado muy mal, pero hemos levantado cabeza y si seguimos trabajando así, va a haber un futuro muy bueno por parte de Dragons“.

En esas últimas palabras del support se ve el futuro de un proyecto, de una idea, de la mejora que les ha llevado a cambiar su juego y dejar atrás un proyecto como el de ASUS que deja en entredicho sus dos últimas temporadas, sobre todo al enfrentar a un equipo que ahora tiene como entrenador a un jugador que no ha podido actuar como tal esta temporada frente a otro que es considerado uno de los más reconocidos en la escena nacional.

Es una sola jornada y su primera victoria de la temproada sí, pero el trabajo de Dragons demuestra que en momentos concretos se puede crecer más allá de los límites establecidos en una temporada, sea Nixerino el factor, la mejora de Barcode, del macro o de las ideas prepartida.

Los pingüinos le sacan un punto a los favoritos

En el primer mapa Nandisko y su Illaoi fue el arma secreta de unos pingüinos que no se jugaban nada más que el honor y bien que le dieron guerra a los jinetes. El toplaner español sacó ventaja a pesar de la campeada que le hicieron desde inicio de partida e incluso se marcó buenos 1v2 en los que sacó varias kills.

Con ventaja, Penguins no supo mƓs que aguantar a pesar de estar por delante en objetivos y en el dragón infernal cambió su suerte después de una doble ultimate de Ornn y Ashe de la que se aprovechó Hatrixx con Ryze.

Con un Nashor fácil Movistar Riders marcó bien los tiempos en el push en torre superior y, evitando a Illaoi, cerró bien la partida con cazadas constantes a DahVys, Siler y JaVaaa.
En la continuación Penguins dejó una de las sorpresas de la temporada logrando su octavo empate de la temporada en un mapa que nada parecía favorecerle. Los chicos de Gevous apretaron en bot desde el inicio y al 11 Jeskla y Klaj habían desarticulado a Java y el adc le doblaba en farmeo.

Penguins mandaba con dos infernales en objetivos, pero Riders ganaba todas las peleas y era superior en casi todo…hasta el temido Nashor. Sobrados, comenzaron a golpear al Nashor con la idea de sacar una cazada y tras la aparición de Karakal, Jeskla acertó la flecha de Ashe tras la cual se tiraron todos los suyos…y ahí cambió todo.

DahVys y Nandisko, aprovecharon el espacio reducido para hacer un daño tremendo con Taliyah y Camille para conseguir un ACE totalmente inesperado en el que también participó Siler, de los mejores acabando con 13 de KDA con Aurelion Sol.

Riders se descolocó y lucho seguidamente por un tercer infernal que también fue para los pingüinos, que encerraron a sus rivales para sacar cuatro kills claves para hacer el Nashor y cerrar la partida con el daño extra que tenían al 30.

En la clasificación nada cambia, porque solo están en juego los cuatro primeros puestos de cara a las semifinales presenciales en las que se decidirán las plazas para Bilbao, pero internamente estas semanas pueden ser decisivas para la próxima temporada, tanto para los jugadores como para cimentar los proyectos.

No hay comentarios

Dejar una respuesta