Compartir

Fnatic no ha vuelto a ser el que era ni ha resucitado con la victoria a exceL en la séptima jornada de LEC, pero sí toma aire con una partida muy pragmática y empieza a enseñar la cabeza tras su peor inicio competitivo de la historia.

A día de hoy es imposible no tener dudas con cada partida de Fnatic, algo que con las cinco derrotas en el marcador casi va a ser una constante durante el primer split de la liga de franquicias en Europa, pero si algo define al actual subcampeón del mundo es la ambición y eso sí ha quedado tatuado en la Grieta.

En una partida más centrada en tomar el rumbo, Fnatic tiró de picks de confort para limpiar a exceL, sin más. Con el Lee Sin de Broxah por bandera y Xayah-Rakan en bot, Fnatic ya ganaba con facilidad todas las líneas en el early, donde Nemesis tuvo su enfrentamiento más plácido hasta la fecha con los gankeos de su jungla.

Caedrel estaba desaparecido, Expect no pudo hacer nada en top en el tercer Sylas de la tarde, todos en la sombra y la partida casi fue más un punto de inflexión que desde el principio parecía tener el final guionizado.

Nashor limpio con patada de Broxah a Caedrel tras un heraldo que tocó inhibidor al 20 y solo cuatro kills en toda la partida para conseguir la segunda victoria en LEC, una obligación más que otra cosa pra un Fnatic que ahora se verá las caras con G2 Esports en el choque más interesante del sábado en la Semana 4 de competición. Y sí, Rekkles jugó, una partida limpia en la que casi lo hizo todo con el farmeo (superior a Jeskla en todos los aspectos).

No hay comentarios

Dejar una respuesta