Compartir

El último partido del split de primavera de la LCS europea, y tras varias series completamente intrascendentes en esta décima semana, llegaba el último partido de la temporada, en el que se decidiría el futuro de Fnatic y ROCCAT, que aspiraban a playoffs.

ROCCAT se encontraba en estado de gracia habiendo ganado las seis últimas series, incluida la hazaña de derrotar a un G2 que iba 12-0 y llevaba más de un año sin perder una serie, lo que les colocaba cuartos y obligaba a Fnatic a ganar a Misfits.

Con dicha obligación, las cosas no pudieron empezar peor para Fnatic, y es que tras uno de los peores partidos de la temporada, con un Broxah horrible, todo apuntaba a que Fnatic podía perderse los playoffs después de estar presente en las ocho ocasiones de sus cuatro años de historia. Pero tras una primera partida para olvidar, Fnatic resurgió de sus cenizas para destrozar a Misfits en las dos siguientes partidas y lograr alcanzar el sueño de los playoffs, donde les espera H2K.

FnaticMisfits

Y ahora sí que sí, tras el intrascendente encuentro entre H2K y Splyce tendría lugar el último partido de la LCS europea, y un encuentro decisivo para el futuro en los playoffs. Tras la hazaña de ROCCAT derrotando a un G2 que iba 12-0 y llevaba más de un año sin perder una serie, obligaba a Fnatic a ganar si querían llegar a los playoffs, maquillando una irregular temporada.

Misfits no se jugaba nada, pero poco le importó a los conejos que salieron con todo llevándose una tempranera primera sangre para KaKAO que tumbaba a Broxah. Un KaKAO que realizaba un gran gankeo en top para llevarse su segunda sangre dándole una ventaja en linea aun mayor a la Camille de Alphari, ventaja con la que rápidamente conseguía la primera torre para Misfits que peleaba con todo. Fnatic conseguía empatar en torres y los equipos intercambiaban torres de top por torres de bot, lo que le daba tiempo a KaKAO para derribar al primer dragón.

Tras unos primeros minutos de locura, llegaría la calma a la partida, una calma que terminaba con una liada de Fnatic en la zona del Nashor que, a pesar de defenderlo, les costaba un inhibidor. La partida se decantaba muchísimo para Misfits pero apareció Rekkles que con una triple para en seco el acoso y derribo del rival, un jugadón que bien pudo terminar en penta, o cuanto menos en ACE.

Una jugada muy a favor de Fnatic, pero fue un simple espejismo pues Misfits, tras tumbar al dragón de montaña volvió inició un Nashor que, ahora sí, conseguirían llevarse, y por el camino varias kills más con el que dejar la partida medio sentenciada, pues esa presión les servía para tirar los otros dos inhibidores de la base de Fnatic, y un nuevo dragón.

Con ello Misfits no tardaría en cerrar una partida cómoda en casi todo momento, en la que jugó prácticamente contra cuatro, pues Broxah estuvo completamente desaparecido. Misfits sin jugarse nada ponía el 1-0, lo que metía en serios apuros a Fnatic.

Misfits 1 – Fnatic 1

La segunda partida comenzó mal para Fnatic desde el inicio. El equipo repetía la setup, cambiando a Fiora por Nautilus en top, que delante tendría a un Fizz. Un movimiento cuanto menos extraño en la que era su partida más importante del año, y que creaba mucha incertidumbre.

Sin embargo Fnatic salía más enchufado, y un Broxah ausente en la primera se llevaba una tempranera primera sangre en top. Una ventaja que aumentarían considerablemente con una jugada brillante de Rekkles (el mejor sin duda del equipo en la 1ª) con la que Fnatic se llevaba dos kills y la primera torre de la partida. Enorme actuación de Fnatic que se llevaba en pocos minutos las tres torres de bot, esta última intercambiaba por la primera de top, con lo que se llevaban 5 torres en 13 minutos de partida.

Fnatic había despertado, era muy superior a su rival, era un equipo completamente diferente al de la primera partida. Rekkles seguía reventando, Broxah aportaba mucho en teamfights, y el daño de Caps era clave. Mientras Misfits era incapaz de ver por donde le llovían las tortas, y en una de estas Fnatic consiguió un Baron Nashor muy decisivo en la partida, pues con el bufo conseguían abrir la base rival, y tras un sesnacional ACE cerraron la partida para empatar la serie e irnos a la última partida de la LCS europea con todo en juego por los playoffs. Toda una final en la que Misfits representaba los sueños de ROCCAT. Lo que sobre el papel pintaba muy mal para ellos, conseguían derrocarlo con un espectacular juego.

Fnatic 2 – Misfits 1

Último mapa de la LCS Europea, los playoffs en juego. Si ganaba Fnatic la plaza sería para ellos, si no, ROCCAT haría historia. Con las espadas en todo lo alto los equipos no se guardarían nada en un comienzo de partida de locura. Broxah se volvía a llevar la primera sangre tras un sensacional gankeo a bot, una ventaja para Fnatic que anulaba KaKAO castigando hasta en dos ocasiones a sOAZ con el que tener la partida completamente igualada en su inicio, jugada que además les daba la primera torre a los «inadaptados».

Tras una primera igualdad, Fnatic volvió a resurgir realizando unas fantásticas jugadas demostrando una concentración y un juego en equipo casi perfecto, lo que les servía para realizar numerosas cazadas con un Jesiz en estado de gracia y una combinación de ultimates de Ryze y Shen que causaban estragos en las líneas de Misfits.

Las nubes de la presión por cerrar la partida comenzaban a aparecer en el horizonte, pero ahí apareció de nuevo Rekkles. Misfits iniciaba cazada sobre el tirador pero la tempestad de Kennen atrapaba a todo el equipo y los miembros de Fnatic llegaron para marcarse un ACE que significaba un Baron Nashor completamente gratuito. Una presión con la que hacían daño y comenzaban a tocar la base de Misfits.

Misfits estaba completamente aturdido, y aun sin estar sentenciada la partida pues los inhibidores estaban intactos y sus torres solo estaban levemente tocadas, no eran capaces de reaccionar al vendaval de Fnatic. Otro par de cazadas más les sirvió para entrar en base con una enorme ventaja, tercera torre de top fuera, inhibidor fuera, y Fnatic cerró una fantástica serie para lograr arrebatar el sueño de playoffs a ROCCAT, que les sirve para poner un suficiente alto a una temporada que apuntaba a ser un completo desastre.

Compartir
Artículo anteriorH2K pasa por encima de un relajado Splyce
Artículo siguienteEl Valencia CF se proclama campeón de la Kazan Mayor Cup

No hay comentarios

Dejar una respuesta