Compartir

El League of Legends europeo sigue brillando por su alto porcentaje de sorpresas después de que Fnatic, en una de las temporadas más decepcionantes de su historia, resurgiera en las semifinales de los playoffs de la LCS con una espectacular paliza para batir 3-0 a H2K con una facilidad extrema.

Con un único mandamiento, el de creer en Rekkles y en sus picks por encima de todas las cosas, el adc destrozó como quiso con Twitch, Vayne y Kennen, aunque otra de las grandes sorpresas fue la Camille de Jesiz, con muy buenas rotaciones y fundamental durante toda la serie.

Fnatic abrió la semifinal con un control total del mapa, abriéndolo con facilidad y con un Rekkles muy cómodo con Twitch. El buen early, perfecto con su setup, combinó con las malas decisiones de H2K, que parecían desconcentrados. Las malas decisiones alrededor del Nashor, en línea y en las rotaciones, se escenificó en un ACE en el 22 para Fnatic. Aunque le costó algo cerrar con el push, se llevaron la primera victoria fácil.

El dominio de Rekkles en la Grieta del Invocador se convirtió en tres bans de H2K, provocando un sorprendente Vayne que destrozó la partida (6/0/5). El adc hacía lo que quería, su daño se unía al de sOAZ con Camille y Fnatic destilaba freestyle. Al 36 tumbaron los tres inhibidores rivales…y hasta el cierre.

H2K brilló por su ausencia en toda la serie, pero especialmente en la tercera partida. Sin un plan convincente, la botlane coreana acabó 2/14/3, aunque nadie realmente dejó buenas sensaciones. Caps disfrutó con Aurelion Sol en la calle central, Jesiz iniciaba constantemente con Camille (y destrozaba) y Broxah apuntillaba con Kha’Zix hasta un Nashor al 20 con un ACE como consecuencia. Y fin.

La temporada de Fnatic cambia radicalmente y deja atrás la palabra fracaso, que se entorna después de esta dura derrota en H2K, que ni siquiera entra en semifinales de los playoffs.

No hay comentarios

Dejar una respuesta