Compartir

El legado de G2 Esports. El que sin duda puede ser uno de los mejores equipos de la historia en el continente se pasea en la primer final de LEC ante Origen con un incontestable 3-0, un golpe que agranda la leyenda del equipo de Ocelote con su quinto título continental y le da alas para soñar en el MSI.

Cuando un Bo5 se queda en un insulso tercer mapa tras el que los campeones reafirman estar más centrados en el MSI que en el título que acaban de levantar, no solo se aumenta el hype por lo que los samuráis pueden hacer a nivel mundial, sino se certifica que el sello de Ocelote se expande de manera adecuada para seguir haciendo de su marca una de las más reconocidas en League of Legends.

Esa frase promocional que ha soltado Carlos durante la entrevista previa al tercer mapa es un ejemplo más, la irreverencia hecha marca, un reflejo perfecto de lo que se ha visto hoy en la Grieta del Invocador en la que casi cualquier cosa le podría haber valido a Wunder, Jankos, Caps, Perkz y Mikys para ser campeones.

Con el funnel como máximo exponente de la final y de esta idea, G2 Esports no solo quería bloquear al rival desde el draft, quería demostrar que pueden ganar con cualquier cosa, que son imbatibles en Europa y lo han refrendado con un 6-0 ante Origen en las dos series de playoffs que le colocan como uno de los equipos más temibles para el Mid-Season Invitational.

Pero hablemos del MOBA de Riot Games. Los samuráis han arrancado con Sona y Taric en el que ha sido el mapa más igualado, todo por el gran early de Nukeduck y su Ryze. Origen parecía mantener el nivel del choque ante Fnatic…hasta que Wunder quiso. El pick last pick de Hecarim ante Irelia no hizo efecto y el toplaner de G2 destrozó a su rival al completo.

Sobrado en farmeo y centrado en el split push, Wunder lideró a los suyos hasta que controlaron la zona del Nashor y la calle central y a pesar de alguna intentona de Kold y Patrik, G2 marcó los tiempos con el bufo para bloquear al jungla, mató a Nukeduck mientras este se olvidaba del Nashor y se llevó la partida con una triple de Wunder.

El día del funnel

La estrategia del funneling no ha vuelto, ellos han hecho que vuelva. Grabbz y su equipo de análisis tenía más que claro que su quinteto puede jugar a lo que quiera y ante el Sona-Taric de Origen, planteó una composición de funnel dándole libertad a Xayah en la jungla con smite.

Con Morgana y Pyke en la calle inferior (Jankos y Caps), el plan le salió a la perfección a G2 más allá de la teoría y es que Wunder destrozó en línea con Ryze, aumentando la ventaja de Perkz y dejando claro que nadie podría con ellos en Róterdam. Origen no sabía que hacer, parecía encerrado en un laberinto sin fin y con esa composición, tan por detrás, apenas podían responder a la segunda paliza de la tarde.

Neeko AP

El tercer mapa fue de Perkz, de la extraña Neeko AP y de una nueva prueba para demostrar que G2 Esports tenía ya el trofeo en la mano. Esa imagen del Heraldo tocando la primera torre de nexo en el minuto 17 era casi una oda al nivel demostrado por uno de los mejores quintetos que ha visto Europa, una nueva paliza que quedó en poco más de 18 minutos.

Alphari y Kold se echaban las manos a la cara con cada counter gank, Mithy parecía bloqueado en bot a pesar del buen inicio de Patrik y Perkz demostró una vez más que nadie le ha quitado el cartel de protagonista a pesar de bajar a la botlane. Intento en el 17, vuelta atrás y un backdoor histórico para levantar el nuevo trofeo en LEC.

Y es que G2 Esports no podía cerrar esta final de otra manera que no fuera con un récord, con su quinto trofeo y con una idea clara, demostrar que esta temporada regular no es más que un trampolín para triunfar en el MSI y poner la guinda en los Worlds de 2019. Queda mucho, pero con esta propuesta y la idea que tienen detrás, no se puede esperar menos de ellos.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta