Compartir

Los samuráis han recuperado su trono, proclamándose G2 Esports pentacampeones de Europa tras forjar un equipo de ensueño que despierta ilusiones internacionales. Todo tras tumbar a un Origen de fantasía que arrasó a Fnatic en semis, y haciéndolo además en la final europea más rápida de la historia.

De apenas 31 minutos, la primera partida fue la más larga de la serie, lo que habla a las claras del dominio de los de Ocelote en todo tipo de escenarios y estrategias. Como dijo él mismo, este equipo puede jugar todo aquello que se le antoje, y encima que le salga todo rodado como el funneling del segundo mapa.

Una batalla sin cuartel en la que G2 ganó en todos los frentes para llevarse el título por la vía rápida. Y vaya si fue rápida porque además del 3-0, lo hicieron con un tiempo de absoluta locura: 74 minutos y 32 segundos. Un timming que destroza el anterior récord en Europa que ostentaba el propio G2 en la final de verano contra Misfits, que a pesar de firmar otro 3-0, la serie se fue casi a los 105 minutos. Un tiempo que en aquel entonces ya nos parecía difícil de batir, y que un año y medio después se han encargado de vapulear por 30 minutos de diferencia. Poniendo la guinda en un destrozo final de poco más de 18 minutos que cerraba la serie, suponiendo la victoria más rápida en la historia de la élite europea.

No hay comentarios

Dejar una respuesta