Compartir

El mejor equipo europeo de la historia de League of Legends, eso es a día de hoy G2 Esports, el campeón del viejo continente, un quinteto osado con la lesión de Mikyx, un equipo dominador que ha superado en todo a SKT en el primer partido de la fase de grupos del MSI 2019.

Ocelote cumple sus promesas, Grabbz enseña el camino y las cinco estrellas demuestran en la Grieta la capacidad que tienen los samuráis por estar entre los mejores del mundo, un reflejo del stomp que le han dado al campeón de Corea en su estreno en la primera gran competición internacional de este 2019.

Con una composición sencilla contra la que SKT se guardó el Azir para Faker, G2 le dejo el Ryze a Caps para que Wunder disfrutara de la línea con Jayce y así comenzó la paliza, una auténtica masacre en minions en top que marcó la diferencia de lo que sería el partido.

El control de oleadas solo era el principio. G2 Esports fue mejor en todos los aspectos de la partida y sin tirar una torreta, ya ganaba de 2K por delante manejando todas las rutas de la jungla. Al 18 la paliza ya era palpable, 5K por delante con una sola kill y demostrando la superioridad europea.

La primera gran pelea llegó en la calle central en un ¿descuido? de Wunder que arreglaron Caps y Perkz con dos kills claves para mantener la situación y hacer el Nashor una vez cayó Clid, un par de jugadas que parecieron demasiado sencillas, no parecíamos estar viendo un choque de titanes entre el campeón de Europa y Corea.

Con el bufo en sus manos y tanto Perkz como Wunder bastante enchufados, G2 Esports fue a por todas en la jungla rival a pesar de estar 4v5 (sin Caps) y reflejaron su superioridad en un 2 para 3 en el que ganaron la partida casi directamente, dos kills, inhibidor de medio y la primera victoria del MSI.

Ni la lesión de Mikyx, ni el miedo de todo un tricampeón del mundo frenaron las capacidades de G2 Esports en una de las palizas más impactantes de un equipo europeo ante todo un campeón de la LCK, un inicio prometedor para los chicos de Ocelote en el MSI 2019, que se lo digan a él.

No hay comentarios

Dejar una respuesta