Compartir

Y llegó el gran día. Se trataba de un momento histórico para Occidente, presente en la primera final de unos Worlds desde la entrada de los conjuntos asiáticos. Pero Invictus Gaming destrozó los sueños europeos con una de las finales más rápidas y fáciles de la historia, sin darle ninguna opción a Fnatic.

Fnatic llegaba como favorito a esta gran final, aunque ambos conjuntos lo hacían en su mejor estado de forma tras una mejora progresiva durante todos los Worlds. Sin embargo, en el día de hoy solo hubo un equipo, y ese fue Invictus Gaming, que escribía su nombre con letras de oro en la historia de League of Legends, pues tampoco nunca un conjunto chino había levantado el Campeonato del Mundo.

La actuación de Ning, a la postre MVP, bastó y sobró para dejar sentenciadas las tres partidas de manera muy rápida. Que quizá sea lo doloroso de este resultado más allá del 3-0. Una gran final que supuso otro récord histórico en la LVP con más de 100.000 personas conectadas al minuto 2 del primer mapa.

Ning abusa de un Fnatic dormido

Ante una gran final, el miedo no pudo con ninguno de los contendientes y saltaron a la Grieta muy fieles a su estilo. Y con ese estilo el conjunto chino golpeó primero y con firmeza en jugadas muy arriesgadas pero que salían bien. Invictus Gaming depende siempre mucho de su early, y éste estaba siendo perfecto con un Ning desatado y un Caps muy focuseado.

El trabajo de Ning dio alas a un Rookie que no se lo pensaba en hacer el re-engage en teamfights, donde los chinos se veían muy superiores, dándole un serio repaso a Fnatic en los primeros 20 minutos. Cazada tras cazada, objetivo tras objetivo, Invictus se acercaba a la victoria y en ese momento apareció JackeyLove para poner la sentencia con una Quadra que hacía besar la lona a Fnatic.

El baile al son de Gragas

Tras el duro golpe del 1-0, Fnatic estaba obligado a responder, y la respuesta fue poner a Azir en manos de Caps. Un pick arriesgado ante una composición de early y que finalmente y por desgracia no funcionó. En esta ocasión era el Urgot de Bwipo el focus de la partida, de nuevo con Ning muy concentrado y dominando a placer. Broxah estaba desaparecido, y eso ayudaba a brillar al joven jungla rival.

Desde muy pronto Gragas se convirtió en una herramienta muy peligrosa, e Invictus Gaming comenzaba a jugar con Fnatic como si de un muñeco de trapo se tratase. A esto se le sumaron las jugadas sin sentido de Rookie, y los bailes de TheShy con Irelia. IG se gustaba y mucho y disfrutaban de una final idílica para ellos destrozando al campeón de Europa. Un Fnatic que no había hecho acto de presencia en ningún momento en una final muy dura. De las mayores stompeadas en la historia de las finales de unos Worlds, no solo por el resultado, si no por el cómo se estaba produciendo.

El fin del sueño europeo

Obligados a cambiar algo, sOAZ entró como titular para la tercera partida a intentar vencer tirando de veteranía. Parecía que podía ser la respuesta de Fnatic, que comenzaba por delante gracias a un par de buenas cazadas con rotaciones de Caps y buenos gankeos, ahora sí, de Broxah. Pero cuando parecía que la fortuna le sonreía a los europeos, todo se volvió a poner en contra, especialmente en una jugada clave en medio donde Rookie salvaba la vida y TheShy rotaba para matar a Caps.

Esa jugada lo cambió prácticamente todo, pues Invictus volvía a ponerse por delante y a recuperar la confianza, si es que alguna vez la perdieron. Pero sobretodo fue un golpe moral del que Fnatic no se recuperaría. A pesar de que Broxah intentó el milagro con un robo de Nashor que terminó en doble para Rekkles, ya era tarde pues los numerosos errores propios y las brillanteces de Invictus tenían sentenciada la final.

Los chinos iban muy sobrados en todo momento, y siempre con JackeyLove pasando la escoba con su Kai’Sa a placer para matarlos a todos. La ventaja generada, con o sin Nashor, ya era insalvable, y tras algunos momentos de pausa para hacer bien las cosas Invictus no tardó en poner la quinta y derribar el nexo, proclamándose Campeones del Mundo.

Nunca antes China había conquistado unos Worlds, pese al doble intento de Royal en la Season 3 y 2014 ante SKT y Samsung White respectivamente. Un momento muy emocionante para un equipo que ha hecho historia con jugadores como JackeyLove o el propio Ning, que el año pasado estaban disputando la challenger china. Aunque sin lugar a dudas al que más emocionado se le vio fue a Rookie, que lograba su sueño de ser Campeón del Mundo, y delante de los suyos.

Compartir
Artículo anteriorNing, una bestia digna del MVP en la final de los Worlds
Artículo siguienteAshe, la heroína número 29 de Overwatch

No hay comentarios

Dejar una respuesta