Compartir

G2 Esports no podía ganar una final sin tirar de récords, funnel y sobre todo de trashtalks, una premisa que Jankos aprovechó para dejar a la región norteamericana una vez más en la cuneta de cara al MSI, donde los rivales a batir parecen ser Invictus Gaming y SKT.

Con rasgos faciales bastante alejados de la felicidad, serán cosas de Polonia, Jankos dejó uno de los momentos más divertidos en las declaraciones de los suyos y dejó un dardo claro a la LCS al hablar de los futuros rivales para el Mid-Season Invitational.

Pausado y sin esbozar una sonrisa, el jungla fue claro: “No puedo esperar para ganarle a SKT, es un equipo muy bueno. Habrá que ir a la bootcamp coreana para mejorar, pero NA es completamente irrelevante“. Zas, como si Team Liquid fuera un rival menor tras lo visto en la final ante TSM.

En ese mismo tono Jankos confesó que “Sabía que íbamos a ganar y por eso no estoy muy emocionado, pero estoy feliz aunque mis ojos están puestos en el MSI, porque nunca he jugado contra Faker en un partido serio y quiero hacerlohonestamente mi equipo es demasiado bueno y jugar Morgana es muy aburrido, aunque hemos ganado y por eso soy feliz. Al menos no he jugado Braum“.

Por su parte Caps confesaba que la locura del funnel tenía una explicación, aunque no era demasiado técnica: “Nos hemos arriesgado, es una locura y más al jugar así en una final frente a toda esta gente“, aunque sobre todo se centró en lo que será el MSI: “Tenemos que probarlo en el MSI, tenemos el potencial, hay muchos equipos que vencer, pero ahora toca hacerlo. Quiero ganar a Invictus Gaming“.

Otro de los que fue preguntado por la composición de funneling fue el técnico, Grabbz, que aclaró estar orgulloso del equipo: “Era muy aburrido el Sona con Taric y para aburrido, el funnel, que ya nos fue muy bien en el pasado split de verano“.

No hay comentarios

Dejar una respuesta