Compartir

Riot Games sigue trabajando en el PBE y en el Parche 9.15, que se convirtió en uno de los más esperados tras los numerosos errores de la versión 9.14. Entre los cambios, hay dos campeones afectados que llaman poderosamente la atención, debido a su ausencia casi total del actual meta de League of Legends. Lissandra y Galio son dos líneas centrales que prácticamente no están teniendo presencia en las colas clasificatorias, siendo especialmente grave el caso del segundo.

El Coloso ha descendido hasta un 0’4% de ratio de selección. Un mínimo histórico que ha superado incluso el 1% con el que contaba Ivern en sus peores momentos. Hasta el momento, Galio ha recibido dos mejoras en el PBE. Su pasiva, Aplastamiento colosal, ganará 20 puntos de daño más a nivel máximo y su enfriamiento escalará con la reducción de enfriamiento del campeón. Puñetazo justiciero, por su parte, hará 10 puntos de daño más en cada nivel. Sin embargo, el verdadero problema de Galio está en Escudo de Durand. Desde que el campeón no puede usar Destello mientras carga su habilidad ha dejado de verse, ya que ha pasado de ser una herramienta muy últil a ser una habilidad muy difícil de acertar.

La otra protagonista de lo que llevamos de Parche 9.15, Lissandra, sí que recibirá mejoras significativas. No solo su vida máxima ha subido en 32 puntos y su vida por nivel en 3 puntos, sino que ha visto aumentado el daño de Tumba de Hielo del 60% al 75% de su poder de habilidad. Ésto la beneficia especialmente, ya que es un mago defensivo y podrá equiparse más vida sin perder mucho daño total.

El Parche 9.15 llegará el próximo 31 de julio, y llegará junto a una nueva actualización para Teamfight Tactics. Además, está previsto que termine de solventar el tremendo caos organizado tras la salida del Parche 9.14, y que aún colea con bugs en algunas partidas del cliente principal.

No hay comentarios

Dejar una respuesta