Compartir
Lillia, el nuevo campeón del LoL

La curva de aprendizaje, la frustración con campeones tan rotos, la debilitación constante en parches continuados…cambio de perspectiva, Riot Games le da la vuelta a su hoja de ruta en el LoL desde este 2020 con la creación de campeones y después de un análisis compacto saca una conclusión, a partir de ahora todos los campeones saldrán mucho más equilibrados a la grieta.

Con el ideal del equilibrio perfecto para no desestabilizar el meta y varias cuestiones superpuestas, League of Legends no permitirá otro caso Aphelios o Yuumi y por ello plantea una variacón radical a partir de sus dos próximos personajes, a priori Lillia y Yone.

La gran pregunta en el ecosistema del desarrollo de los campeones nuevos era si lanzar campeones equilibrados a largo plazo forzando que sean más débiles de inicio o lanzarlos con más poder a corto plazo para que los jugadores se adecúen a ellos…y ha ganado el nerf global.

La primera lectura es que ahora los nuevos campeones llegarán en un estado natural al meta, lo cual implica que no recibirán varios ciclos de debilitaciones en los próximos parches, algo que frustraba especialmente a los jugadores que se habían especializado en ellos.

Así tendremos un estado actual más logrado desde el inicio, e incluso si no es lo suficientemente fuerte, tendrá una mejora tal y como ha sucedido con Volibear y Fiddlesticks en los últimos meses, una preferencia a la hora de manejar los cambios de balance.

En el plan previo con campeones demasiado fuertes de inicio, Riot entiende que así se estabiliza mucho más el meta sin forzar campeones tan rotos desde el inicio y promete que «no debería haber campeones que ganen el 55% de sus partidas en la primera versión«.

Otro de los intentos es evitar que los nuevos campeones aparezcan en la escena profesional con tanta facilidad desde su lanzamiento, ahora se prefiere que la adaptación sea algo más prolongada para así ver todas las posibilidades del campeón antes que utilizarlo con rapidez porque simplemente está demasiado fuerte.

Otro de los puntos que se quiere evitar es la eliminación de mecánicas, quieren sacar campeones que se estabilicen dentro de su originalidad, pero sin llegar a casos como la invisibilidad de Akali o su curación, por lo que ahora se explotará mucho más el kit de cada campeón nuevo.

Aún con el riesgo de llevarse una gran ola de comentarios de que los nuevos campeones son una basura, Riot manda un mensaje claro, ahora estos lanzamientos serán más difíciles de dominar, más si traen nuevas mecánicas como dejan hacia Lillia y Yone, pero eso lo hará más satisfactorio a largo plazo para no evitar tantos problemas.

Esta perspectiva global le da un valor añadido a Riot, porque lo fácil desde el punto de vista del marketing es lanzar a un personaje nuevo lo suficientemente poderoso como para atrapar a los jugadores y que así lo compren, pero esta modulación valora mucho más al jugador medio y al trabajo a largo plazo.

Compartir
Artículo anteriorBrawl Stars: el truco ¿o bug? con el triple Bo para destrozar al dinosaurio
Artículo siguienteLillia y Yone, dos campeones muy difíciles de manejar
Periodista. Sintiendo la profesión en el día a día. Responsable de @esports4players y @planetadesmarque. A la locura con el mando bajo el brazo (@j00perez).

No hay comentarios

Dejar una respuesta