Compartir
La camiseta francesa de G2 Esports

En el entorno de G2 Esports no parece haber calma a pesar de las vacaciones y es que según DOT Esports, los samuráis han sido acusados de tampering por parte de MAD Lions en un intento de hacerse con alguno de sus jugadores con métodos ilegales.

El mayor terror de un equipo en el entorno competitivo del League of Legends es la derrota multiplicada hasta la eternidad, pero justo después de eso la peor pesadilla para un equipo de LEC es el tampering para hacerse con jugadores de otros equipos.

El crecimiento de la escena profesional tiene en las reglas un ejemplo perfecto del desarrollo sistemático de Riot Games en varios términos, uno de ellos evitar el contacto con jugadores o entrenadores de otros equipos cuando estos todavía tienen contratos con otros clubes.

En esa línea Riot ha trabajado lo suficiente como para imponer sanciones bastante duras y a eso podría enfrentarse G2 Esports si se confirmas las acusaciones de MAD Lions reveladas por DOT Esports, aunque las consecuencias parecen estar controladas.

El medio confirma que según sus fuentes ha existido contacto, pero al mismo tiempo afirma haberse puesto en contacto con Riot Games para comentar la situación, y la conclusión es que «no hay quejas ni investigación contra un equipo de LEC en esta temática«.

Al parecer el nombre en cuestión es el de Carzzy, ADC titular de los leones que acaba contrato en noviembre, lo que facilitaría su contratación en ese momento para suplir a Rekkles en la calle inferior de los samuráis, por lo que Flakked podría tener una oportunidad en LEC.

Esta exclusiva pone en jaque la competición en un punto fundamental en el que G2 Esports ha confirmado una reconstrucción futura en la que parece saldrán gran parte de sus jugadores, ya que los rumores han situado fuera del quinteto al menos a Wunder, Rekkles y Mikyx.

El 2022 de MAD Lions es lo suficientemente tentador como para pescar en sus filas de cara a la máxima temporada, más si G2 Esports busca un golpe de timón para volver a colocarse en los más alto, por lo que veremos si esta situación tiene recorrido o si finalmente los rumores de DOT quedan en nada. Las penas por tampering pasan de tres a quince meses de suspensión según la gravedad de la situación, cifra nada desdeñable como para tomárselo a la ligera.

Compartir
Artículo anteriorPapu Gómez al 85, el mejor jugador del Sevilla en FIFA 22
Artículo siguientePiper Lunar sigue dando problemas, ahora con los gadgets
Periodista. Sintiendo la profesión en el día a día. Responsable de @esports4players y @planetadesmarque. A la locura con el mando bajo el brazo (@j00perez).

No hay comentarios

Dejar una respuesta