Compartir

El regreso de SK Gaming a la élite europea de League of Legends confluye con un panorama muy activo en inversiones económicas como es el caso de Mercedes, que se une al club como accionistas para respaldar su marca aún más en los deportes electrónicos.

Mercedes-Benz da un paso al frente en el panorama competitivo y después de formar parte de la ESL como patrocinadores en 2017 y convertirse en partner global de la ESL en 2018, ahora se involucra de lleno con el proyecto de SK Gaming comprando las acciones de Esforce.

Aunque hay casos de patrocinios muy recientes como la actual alianza entre Origen y Audio, este caso de Mercedes-Benz con SK Gaming es la primera vez que un fabricante de coches invierte en un equipo de esports, un salto que han presentado junto con el roster completo que competirá en LEC a partir de este fin de semana.

Desde Mercedes-Benz entienden que es un paso fundamental para su futuro dentro de la industria y así lo aclara Bettina Fetzer, vicepresidenta de marketing de la compañía: “Estamos encantados tanto por el entusiasmo de esta generación digital como por la forma totalmente nueva de consumo y comunicación con la comunidad de fans. Entrando en SK Gaming queríamos participar en este diálogo. Despues de dos años en los esports, ahora hemos decicido dar el siguiente paso“.

Aunque el anuncio se ha enfocado con los jugadores de League of Legends, obviamente la implicación de Mercedes-Benz es global con la inversión, potenciando así el proyecto de club en el resto de juegos donde compite, como FIFA 19, Clash Royale o Hearthstone.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta