Compartir

Es posible que durante la Fase de Grupos de este MSI 2018, en Flash Wolves pensasen que era fácil meterle mano a Kingzone DragonX. Pero quizá se les olvidaba que se trata de un conjunto coreano, infalibles en un mejor de cinco. Los campeones de Taiwán pelearon, aguantaron, e incluso hicieron sangrar al rival, pero finalmente Kingzone pasa con un claro 3-1 a la final del MSI donde ya espera Royal Never Give Up tras cargarse a Fnatic.

Aunque se esperaba que se clasificasen con cierta tranquilidad a la Fase de Grupos desde el Play-In, pocos esperaban la enorme superioridad demostrada por Flash Wolves. Tan solo Fnatic les cortó una racha de seis victorias consecutivas, que terminaron siendo siete tras doblegar por segunda vez a Kingzone, resultados que le daban esperanzas en esta semifinal. Sin embargo el colosal trabajo de Peanut, el carro de Bdd y la sentencia de Khan, hicieron imposible el buen hacer de los taiwaneses.

En la primera partida Irelia volvió a reventar en medio, tal y como hizo Xiaohu, esta vez en manos de Bdd. La primera partida fue monotemática, aunque FW se vengó rápido stompeando en el segundo mapa y empatando la serie con un colosal SwordArt. Tras ello, Peanut primero, y Khan después, terminaron de imponer su ley para sellar el pase a la final del MSI.

La salida de Karsa parecía que iba a suponer un cambio de era en el equipo, lejos de ello, llegó Moojin para hacer olvidar a su predecesor, siendo clave en las actuaciones de Flash Wolves, acompañado de un Hanabi que apunta muy alto, y los veteranos Betty Maple y SwordArt que siguen haciendo de las suyas. Pero en esta ocasión se encontraba enfrente el campeón de Corea, al que le bastaba muy poco para dominar tranquilos pero seguros.

No hay comentarios

Dejar una respuesta