Compartir

Ninja es conocido por la comuniad de Twitch como uno de sus mayores exponentes y uno de los que mejores números tiene, además de ser uno de los culpables del éxito mundial de Fortnite. Sin embargo en su streaming decidió pasarse durante unas partidas a jugar League of Legends.

League of Legends y Fortnite tienen mecánicas totalmente diferentes, sin embargo parece que eso no importó mucho a Ninja que demostró ser un todoterreno en cualquier juego que se le ponga por delante. Hay que recordar que Ninja fue jugador profesional de Halo, pero tuvo que dejarlo por un problema ocular. Shooters, Battle Royale y ahora un MOBA, imparable.

No todo acabó con su primera pentakill, sino que siguió jugando y llegó a conseguir la segunda y la locura se apoderó del streaming siendo consciente de los difícil que era lograrlo.

Pese a que no consiguió mantener los números que estaba teniendo con Fortnite esa noche, logró mantenerse en unos nada desdeñables 40.000 adeptos de media que disfrutaron de Ninja destrozar con Varus.

Todo indica a que Riot está apostando fuerte por recoger mayor número de aficionados casuales al juego, que mantengan la base de jugadores en números altos y no perder ni un ápice de la cuota de mercado que ha conseguido durante estos años.

1 Comentario

Dejar una respuesta