Compartir

Apenas unas semanas después de la llegada del parche 6.20 Riot ha anunciado las nuevas actualizaciones de cara al 6.21, el último cambio hasta el 7 de noviembre, fecha en la que termina la temporada 2016, arrancando la 2017 el próximo 6 de diciembre. Esta actualización llega con serios cambios como un importante nerfeo a Nidalee entre otros campeones.

La dueña de la jungla por excelencia (cuando no es baneada) es, en palabras de Riot: “Demasiado buena y no da demasiadas oportunidades de luchar a otros campeones“. Es por ello que para igualar las fuerzas sus habilidades felinas sufrirán el aumento de 1 segundo más de enfriamiento y su curación será bastante menor que antes.

Graves es otro campeón nerfeado, que sufrirá la reducción del aumento de armadura y resistencia mágica durante su disparo veloz lo que lo hará ser bastante más vulnerable aunque el tope de autentico valor aumenta hasta 8. Del mismo modo que Nunu dejará de ser esa bestia inmortal, al menos en un pequeño porcentaje, ya que con la pasiva de Voracidad en lugar de sumar un 3% a su vida máxima solo sumará el 2%.

Por otro lado también existen notables buffos como el de Kog’Maw, cuya artillería viviente además de hacer ahora bastante más daño su coste de maná se reduce destacadamente. Aunque la mayoría de cambios se producen una vez más en los bugs solucionados como el que a veces mandaba a Tresh a sitios extraños cuándo se desplazaba en la entrada de la base, del mismo modo que la Dama de la Niebla de Yorick creará presión en la linea que fue convocada sin desviarse a otras. Estos, junto a otros cambios que arreglan algunos fallos de descompensación de sonido son los más destacables de los muchos de este 6.21. El último parche antes de la pre-temporada.

No hay comentarios

Dejar una respuesta