Compartir

Carlos ‘Ocelote’ Rodríguez lo ha vuelto a hacer. Convencer a Caps para montar este equipo era la única gestión que le faltaba a G2 Esports para dar el salto definitivo y esta primera LEC es la demostración perfecta del salto internacional que debe demostrar, un sueño que el dueño del equipo español ha vuelto a declarar pensando en los Worlds.

Con el estilo que le caracteriza y siempre con las miras puestas en el éxito internacional tras destrozar a los de xPeke, Ocelote fue el centro de la gran final entre G2 Esports y Origen durante el segundo y tercer mapa, punto clave para analizar la paliza de los suyos con el inesperado funnel que ni él se creía.

Al ser preguntado por la composición de funneling, Ocelote aclaró que lo estaba pasando bastante mal: “Honestamente en ese momento todo el mundo estaba riéndose y pasándoselo bien, pero a mí no me queda voz. Cuando vi pickeando el triple support…¿qué es eso? Me quedé sin voz, es mucha presión. Vosotros disfrutáis y mi corazón iba a implosionar“.

Sí, Ocelote es humano y sufre como uno más, pero la frase siguiente explicaba el por qué de todo ese ciclo, que los suyos son imparables: “Lo que pasa es que ellos pueden jugar lo que jodidamente quieran, son increíbles. Luego tienes un staff creativo y loco que les permite con su locura pickear campeones que les gustan, no porque tenga sentido, porque esto no tiene ningún sentido“.

A partir de ahí el mensaje de ilusión fue el de ganar la final, pero sobre todo ir más allá: “La verdad es que soñamos con ganar algún día los Worlds, no sabemos si pasará pero lo único que podemos hacer es incrementar las opciones para ganar el Mundial para Europa“, dijo recalcando la idea de redimir lo hecho en el pasado y triunfar a nivel internacional.

Y no podía ser Ocelote si no colaba una de las suyas entre tanta respuesta y es que en la última pregunta coló un cierre emocional perfecto hasta dar la web de su tienda oficial para que los aficionados compraran el jersey oficial, una de tantas que identifican el estilo de los samuráis y de su dueño.

No hay comentarios

Dejar una respuesta