Compartir
Imagen: Riot Games

La actualización 9.9 de League of Legends aterrizó ayer en la Grieta del invocador. El parche será uno de los más grandes de la temporada, el mayor hasta ahora, y trae cambios bastante significativos. Aatrox o las runas menores han sido algunos de los objetivos del equipo de desarrollo, pero el foco principal se ha puesto en los campeones de la jungla y en los de apoyo.

Y no solo en los campeones, puesto que uno de los cambios más grandes corresponde a uno de los monstruos de la jungla. El Escurridizo de la grieta seguirá siendo el mismo, pero su aparición se retrasara del minuto 2:00 al 3:15, provocando que las luchas por él no afecten negativamente a los líneas centrales. A este cambio le acompañan numerosas mejoras menores a campeones como Ekko, Maokai, Shaco, Sylas y Volibear; así como cambios a peor para Rek’Sai, Jarvan IV y Hecarim, que estaban muy fuertes en el meta. La Poción del cazador desaparecerá como opción.

En cuanto a los campeones de apoyo, la actualización 9.9 ha traído cuatro grandes cambios. Blitzcrank, Rakan, Soraka y Tahm Kench recibirán mejoras en sus kits de habilidades, además de añadir algunos efectos visuales que mejorarían la experiencia de juego.

Por último, la runa Reverberación dejará de escalar con daño de ataque y poder de habilidad, mientras que añadirá un escalado de armadura y resistencia mágica a los bonus defensivos. A este cambio le acompañarán hasta diez cambios en runas menores, como Celeridad, Condicionamiento, Demoler o Poro Fantasma.

No hay comentarios

Dejar una respuesta