Compartir

Luka ‘Perkz‘ Perković es ese capitán tras el quinteto de G2 Esports, ese líder fuera de la Grieta por el poder que ejerce en sus compañeros, por el tiempo que lleva bajo el escudo de los samuráis y por gestos especiales como el de la bandera de Croacia, una promesa que repite en la final de los Worlds 2019 en París.

En la lógica entra que cualquier jugador del mundo lleve consigo la bandera de su país en batallas épicas como la de Perkz ante FunPlus Phoenix, pero esa decisión va mucho más allá del apoyo a su país, es una promesa a su familia, a sus padres y al hecho de estar una vez más en las finales.

La última vez que vimos a Perkz con la bandera de Croacia fue en el último mejor de cinco de Europa, ese choque de titanes en la final de LEC entre G2 y Fnatic en el que la bandera fue un detalle más que especial. Tal y como confesó él mismo en una entrevista en su país, sus padres fueron a Atenas y en concreto fue su padre el que se la dio con la idea de que representara a su país.

Con la idea de darle algo más de fuerza a su nación, Perkz alzó su bandera aclarando que el Mundial nunca ha pasado por Croacia, aunque realmente la relación con sus padres le dio un plus especial. ¿Pero por qué la saca de nuevo solo en la final del Mundial?

Pues esa es la promesa, el ADC no quería sacar la bandera hasta que no estuviera en otra final y la evolución de G2 en Worlds le ha dado la oportunidad de repetirlo ante FunPlus Phoenix en el Bo5 definitivo para conseguir ser el primer equipo en conseguir un Grand Slam en la historia del competitivo de League of Legends.

Y la promesa se cumplió. Perkz ha sido capaz de llevar esas palabras tras la victoria ante Fnatic a una nueva final, con mucho más mérito, para luchar por levantar el trofeo de campeón del mundo, un nuevo guiño a Croacia y a todos los seguidores que le han apoyado.

No hay comentarios

Dejar una respuesta