Compartir

La primera jornada de LEC nos ha dejado varios datos importantes sobre la nueva temporada, y es que a pesar del buen momento de Riot con League of Legends no todo son buenas noticias: han vuelto las partidas toscas de más de 40 minutos.

En Riot Games se las prometían felices, Almas de Dragón, dos Heraldos de la Grieta muy difíciles de cortar y un Dragón Ancestral que ejecuta literalmente a los enemigos para una rápida resolución de partidas, o eso parecía.

Debido a la inutilidad de los primeros dragones la mayoría de equipos no luchan durante los primeros minutos, denegando el efecto bola de nieve en las partidas. Por ello faltan iniciadores y los que hay son tanques top tiers como Braum u Ornn.

Por otra parte los campeones que se están jugando en la mayor liga europea son personajes como Gangplank que necesitan tiempo para poder escalar y ser efectivos, dedicándose en fase de líneas a farmear y obtener objetos.

De esta manera algunos partidos como el Misfits contra Rogue a pesar de estar muy controlado por los segundos ha finalizado tras más de 40 minutos, con la consecución de varios Nashor y un Alma de Dragón de Océano.

También le ha pasado a SK ante el conjunto de Vitality, siendo uno de los pocos partidos que han finalizado algo antes la stompeada de G2 a MAD Lions, que aunque el early game estuvo controlado por los leones los pupilos de Ocelote finalizaron la contienda en el minuto 34 tras cuatro dragones infernales.

Aunque es la primera jornada y en las oficinas de Riot damos por seguro que están atentos a estos movimientos ya que un partido tosco y lento como el de Misfits no hace más que alejar al espectador del League of Legends competitivo.

Compartir
Artículo anteriorEl mal debut de Razork con Jarvan IV contra su Gragas en LEC con Misfits
Artículo siguienteRazork: «La partida me ha parecido muy aburrida. No me gusta Jarvan IV»

No hay comentarios

Dejar una respuesta