Compartir

Si Hampus Mikael ‘Promisq Abrahamsson no es el jugador más vitoreado en la presentación de G2 Esports en la gran final de los Worlds 2019 de League of Legends en París, algo estamos haciendo mal como comunidad, porque la figura del support es a día de hoy un meme andante con la fuerza de un escudo. 

Nunca un suplente tuvo tanta repercusión en un equipo campeón del mundo, porque ese rol es el que empuja a G2 Esports hacia la gran final ante FunPlus Phoenix, el convencimiento de que pueden superar a los chinos y conseguir así algo histórico en el competitivo, ser el primer club que consigue el Grand Slam con todos los títulos posibles en un año.

En el intento de ampliar horizontes para tener un abanico lo más grande posible de seguidores para la gran final, G2 abraza la bandera occidental para coger no solo el empuje de los europeos, sino también el de todos aquellos norteamericanos que se quedaron sin integrantes tras la fase de grupos.

Con esa idea y aprovechando los virales en redes sociales de Ovillee May, G2 aprovecha su figura junto a la bandera norteamericana para rescatarla por medio del nuevo dios del League of Legends con el Arco del Triunfo como respaldo iconográfico de la cita. Porque Promisq se merece, como poco, que esa luz siempre lo acompañe.

Seguramente la idea de semifinales en la que le mostró la medalla de campeón del MSI 2019 a Faker y a todo SKT en la presentación fuera idea de Ocelote, por lo que toca meterse en la mente del CEO de G2 para intuir por dónde pueden ir los tiros en la gran final de París este domingo.

Porque una cosa es la broma y otra la posibilidad real de que veamos a Promisq con una skin de campeón del mundo, una idea que se le cruzó en su momento a Ocelote, que incluso tenía una composición en mente hace meses por si llegaba el momento de luchar por levantar el trofeo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta