Compartir

El regreso de Tyler1 al League of Legends después de dos años permabaneado ha dejado una de las sorpresas más llamativas en este inicio de 2018 y es que ha superado con creces el récord de espectadores que consiguió Faker en Twitch, un logro que nos hace preguntarnos cuál era su historia para haber llegado a lograr estos números.

Tyler ‘Tyler1′ Steinkamp es un buen jugador de LoL, sobre todo con Draven, aunque esos son detalles quedan atrás cuando sabemos que realmente se ha hecho conocido por criticar públicamente a jugadores profesionales, sobre todo en partidas de soloq durante su streaming.

El aumento de su popularidad y las quejas de varios jugadores importantes hicieron que Riot Games empezara a darse cuenta de que la reputación de Tyler1 crecía y no precisamente de manera positiva. Su alto número de cuentas baneadasy el sinfín de críticas conllevó que terminara con un baneo de por vida.

Uno de los episodios más conocidos de Tyler1 es el de Phreak, en el que ambos coincidieron en una partida donde el caster y miembro de la comunidad de Riot estaba haciendo streaming cuando su compañero de equipo le bloqueó brand, el campeón que él iba a jugar.

Como hacía en varias ocasiones, quería jugar su Draven acompañado de Janna y eso mismo fue lo que pidió por el chat al banear al mago. Phreak eligió a Zyra y respondió que estaba en streaming con 6.000 personas en ese momento, pero a Tyler1 le dio igual y al ver al Draven en el equipo rival, eligió a Teemo para hacer counter como él decía.

Uno de los profesionales que también ha chocado con él es Meteos, que además de habérselo cruzado en soloq e incluso haber sufrido su Draven, en más de una ocasión ha criticado su mal comportamiento y el hecho de que sea tóxico, por no hablar de sus 17 cuentas baneadas.

Su reconocimiento creció tanto que comenzó a crecer bastante como streamer explotando su faceta de destroyer, arruinando partidas a sus compañeros, un comportamiento que Riot temía podría ampliarse en la comunidad y sobre todo entre sus seguidores.

Esa actitud negativa con el juego va en contra del ideal del jugador y de la propia compañía y a pesar de tener un tono bromista y divertido, eso no deja de lado que destrozaba la competición.

Pero todo cambia cuando en noviembre él mismo pone en marcha el Tyler1 Championship Series, un evento que llegó a tener más de 200.000 seguidores concurrentes y que contó con equipos como Delta Fox y bromas relacionadas con los Worlds, como la aparición de un dragón gigante en pantalla.

Poco después del torneo Tyler1 comunicó que Riot Games estaba revisando su caso para comprobar si se había reformado y finalmente, tras 612 días de «rehabilitación intensa» como él mismo comentó en redes sociales, anunció que volvería a Twitch.

Compartir
Artículo anteriorLa Overwatch League lanza una App para iOS y Android
Artículo siguienteG2 Vodafone vuelve a renovar a su plantilla de CS:GO
Periodista. Sintiendo la profesión en el día a día. Responsable de @esports4players y @planetadesmarque. A la locura con el mando bajo el brazo (@j00perez).

No hay comentarios

Dejar una respuesta