Compartir
LCK 2021 franquicias

De todas las grandes ligas de League of Legends, tan solo la LCK se resistía al sistema que ya impera en casi todo el mundo. Algo que cambiará casi de inmediato en cuanto termine el split de verano, con la llegada de un sistema de franquicias que pondrá en jaque a numerosas de las organizaciones que la conforman.

Se trata de un paso histórico, pero que para Riot Corea se antoja como necesario. Y es que presumiendo de ser la mejor liga del mundo, habiendo llegado a la final de Worlds en seis de las nueve disputadas, conquistando cinco de ellas, creen que ya es hora de dar el paso y seguir el camino que ya dieran la LPL, la LCS y la LEC.

«Hemos decidido que la LCK debe ser un escenario donde los jugadores, equipos y aficionados puedan cumplir sus sueños, y no solo por un un breve espacio de tiempo, si no durante generaciones. Adoptaremos el modelo de franquicias en la LCK 2021«, así rezaba el comunicado de Riot Corea, en base a una evolución necesaria dado que la LCK es el único deporte profesional de toda Corea que reúne cinco veces más espectadores en el extranjero que en la propia Corea, incluso con la dificultad de los horarios en el resto de regiones.

Tranquilidad para clubes, ¿adiós al espectáculo de rookies?

A partir del 8 de mayo, los equipos podrán pedir la información necesaria que deberán cumplir, y presentar su solicitud formal antes del 19 de junio. Tras lo que llegará una ardua revisión de objetivos y estabilidad económica del club, que durará los meses de verano hasta algún punto de agosto, anunciándose la lista definitiva en septiembre.

Por lo que el primer paso es eliminar el descenso en el split de verano, por lo que este spring split 2020 será el último de acceso desde Challenger. Tras ello, llegarán arduos meses de negociaciones, que podría terminar con algún clásico fuera de LCK al no poder permitirse el precio de dicha plaza. Un precio que, claro está, conllevará ventajas tanto para clubes en términos de asegurar ingresos de medios, patrocinios y merchandising de la liga; así como un salario mínimo para jugadores de 60 millones de won coreanos anuales (unos 45.000€ al cambio).

Aunque todo esto nos deja una incógnita. En la LCK hemos tenido numerosas y gratas sorpresas en las últimas temporadas procedentes de Challenger. Equipos plagados de rookies que incluso han peleado por el título en su primera temporada. Son los casos de Griffin, SANDBOX o DAMWON (dos de los últimos equipos de Worlds), por lo que sin duda esa parte será una gran pérdida con la llegada de las franquicias a la LCK.

No hay comentarios

Dejar una respuesta