Compartir

La historia de Rick Fox en los esports tiene más cuerda y toma un rumbo complicado tanto para él como para sus socios en Echo Fox, porque según la NBC el que fuera jugador de Los Ángeles Lakers ha decidido demandarlos por diez millones de dólares.

Si hace menos de una semana conocíamos por medio de Jacob Wolf que la intención de Echo Fox era dejar de lado a la estrella de la NBA cuyo apellido forma parte del propio equipo, ahora esa misma premisa da un vuelco para acabar en los juzgados con una demanda inesperada.

Al parecer Rick Fox se centra en la figura de Amit Raizada, también socio de Echo Fox, al que acusa de usar fondos de inversiones del equipo para uso personal con la grave consecuencia final de terminar vendiendo la plaza del equipo en la LCS a Evil Geniuses.

Con el foco puesto en Raizada, al que lamó “estafador” según cuenta Associated Press en un contacto que tuvo el medio con el propio Rick Fox, la demanda también menciona a Stratton Sclavos, otro de los socios que según Fox tomó 2 millones de dólares de la compañía para ayudar a recaudar fondos a un grupo de inversores.

Con abogados ya de por medio, la defensa de Sclavos niega la situación y apunta a que la demanda de Rick Fox está repleta de mentiras para desviar la atención tras el fracaso de Echo Fox, una lucha que parece ser bastante larga para las tres partes.

Esta lucha entre Fox y Raizada viene de lejos cuando el ex jugador de los Lakers ya amenazó con echar del club a su socio por unos comentarios racistas que dieron la vuelta al mundo allá por abril, de hecho Riot Games entró de lleno en el debate y obligó al club a vender la plaza en 60 días o romper con Raizada para seguir adelante.

El propio Rick Fox argumenta que han amenazado a sus amigos y a su familia, un entorno personal que se aleja totalmente de lo que debería haber sido la evolución dentro de la escena competitiva, dañando al mismo tiempo el nombre del equipo con su salida de la LCS.

No hay comentarios

Dejar una respuesta