Compartir

League of Legends es mucho más que la Grieta del Invocador y con la nueva actualización, Riot Games lo demuestra con un cúmulo de cambios centrados en ARAM con la intención de igualar la situación y conseguir que las partidas se establezcan en una media de 20-25 minutos.

Con la bandera de seguir trabajando en todos los aspectos del juego, la desarrolladora comenzará plasmando los cambios en el PBE con la intención de reducir las partidas que se van a los 30 minutos, pero sobre todo con la de balancear la situación de personajes como Sona.

La virtuosa de las cuerdas es una de las campeonas más rotas del modo de juego y de nuevo sufre un nerf claro en el que destaca la reducción del 15% del shielding, algo que la hará algo más débil pero que seguramente no la alejará de su situación actual en ARAM.

Otro de los cambios es el escalado de daño de las torres, que comienzan con un escalado más débil pero terminan haciendo mucho más daño, aquí está la comparación completa. Algo similar se hace con los minions, donde se estabilizan los 25 iniciales en los primeros minutos para evitar partidas excesivamente breves.

Entre los cambios más importantes también hay que destacar que los segundos de respawn en el lategame ha descendido ligeramente, otro de los movimientos para mantener la idea que ha comentado Mort, diseñador de Riot Games.

Ahí entra la idea de nuevo del apoyo a ARAM para convertirlo en un nuevo referente en el juego, abrir el debate definitivo sobre los bans, un supuesto competitivo o un modo más que aguante en la diversión que propone la Grieta.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta