Compartir

El primer partido de cuartos de final nos deparaba toda una final anticipada entre el Campeón de Corea y el Subcampeón del Mundo. Longzhu era el claro favorito en todas las quinielas con una fase de grupos impecable y ni siquiera el tener numerosos rookie que nunca habían pisado un Mundial parecía pesarle. Sin embargo apareció un Samsung Galaxy que presentó serias dudas, pero que las scrims de esta semana no han podido venirle mejor, dándole un serio repaso al que apuntaba como serio candidato al trono.

CuVee y Ambition le dan alas a Samsung

Se esperaba una serie espectacular, y ésta lo sería desde la primera fase de picks y bans en la que Lulu y Janna se quedaban fuera, mientras que en top volvía el espectacular duelo entre Kennen y Jax.

Todo empezaba de dulce para Longzhu, pues la agresividad en todas las líneas era absoluto, especialmente la Syndra de Bdd que abusaba del Malzahar de Crown y a quien se llevaría para firmar la primera sangre con destello y ultimate. Para Longzhu sería también la primera torre y un Dragón Infernal y los pronósticos iban camino de cumplirse.

Sin embargo en las numerosas teamfights un nombre empezaba a resaltar y ese era el Kennen de CuVee. En cada pelea Samsung siempre rascaba algo gracias a su top laner y tras salir vivo de la enésima de ellas, rotaban perfecto para conseguir un Nashor completamente gratis para SSG.

La partida estaba rota, con y aunque Longzhu respondió con una fantástica pelea que terminó en cuatro por uno, su base estaba abierta y la presión era agobiante. Samsung aprovechó para hacer un baiteo perfecto en la zona del Barón, GorillA y Khan eran cazados y el Nashor caía de nuevo a su favor. Presión ya asfixiante contra la que Longzhu nada pudo hacer.

Nada pudo contra la «Ambition» de Samsung

Tras el primer y doloroso golpe, Longzhu estaba obligado a levantarse y de nuevo comenzaron impecables. Un gran gankeo de Cuzz sobre Crown significaba una tempranera primera sangre para Longzhu, un Crown al que querían dejar atrás con Taliyah.

Pero lejos de conseguirlo, Samsung se daría rápido la vuelta tras una líada de Cuzz que intentaba de nuevo el gank sin tener en cuenta la ultimate del Shen de CuVee. El jungla y medio de Longzhu caían para seguidamente rotar abajo y divear de manera perfecta a PraY y GorillA que también morían en la jugada, sirviendo en bandeja las primeras torretas para SSG.

A partir de ahí la bola de nieve fue imparable, llegando a su punto álgido al 19′ con una pelea por el dragón de montaña en la que Crown se marcaba una Quadra para dejar fuera de combate a Longzhu. El resto, como se suele decir… es historia.

El despertar de CoreJJ

El espectacular juego de todos los miembros de Samsung hacían muy difícil resaltar un nombre por encima de otro, más allá de jugadas puntuales, pero el tapado estaba siendo sin duda un CoreJJ a un nivel fuera de todo lugar. El apoyo que pasara sin pena ni gloria por las filas de Dignitas ya había demostrado su autentico nivel, pero en estos Worlds 2017 va camino de pasar a la historia, firmando una serie sensacional sin tocar ni a Lulu ni Janna.

La fase de picks bans de esta tercera, y a la postre última partida, tampoco iba a decepcionar pues Crown, tras destrozar con Taliyah, sacaba a Lissandra a la Grieta tras eones de ostracismo de la bruja de hielo. Esto podía significar un exceso de confianza por parte de SSG, lo que podía aprovechar Longzhu para intentar acorta distancias. Nada más lejos de la realidad, pues acabó siendo su arma secreta.

De hecho para Lissandra sería la primera sangre tras una cazada sobre Cuzz. El jungla de Longzhu andaba perdido, y mucha acción se concentraba en su propia jungla. El propio Cuzz era cazado de nuevo gracias a las interminables apariciones del Shen de CuVee y SSG volvía a imponerse llevándose la primera torre.

Longzhu parecía abatido y sin posibilidad de reaccionar. Cada intento de pelea acababa en desastre, y en una de ellas llegó de nuevo un duro golpe de Samsung Galaxy asestando un cuatro por cero con el que ir, sin oposición, a por el Barón Nashor. Una presión que, sumada a las malas calls del campeón coreano, terminaban con su base en un estado deplorable. Estos intentaron responder, y en una buena pelea echaron a su rival de lo que parecía un final inminente, algo que no tardaría en llegar tras otro ejercicio brillante de CoreJJ y Ambition, los auténticos héroes de un Samsung Galaxy que, ahora si, aspira al trono.

Compartir
Artículo anteriorTwitch, por delante de HBO, Netflix y ESPN en número de espectadores
Artículo siguienteRuler: «Tengo muchas ganas de enfrentarme a Mystic»

No hay comentarios

Dejar una respuesta